El enésimo litigio de Google

Resulta un tanto preocupante la \”facilidad\” con la que, últimamente, Google se mete en problemas. Ahora ha tenido un pleito con Louis Vuitton, que se ha saldado con la condena al buscador, que tendrá que abonar 300.000 euros por anunciar a falsificadores.

La imagen de marca, la reputación corporativa, es fundamental en todo negocio, por lo que Google haría bien en desmarcarse de ciertas prácticas. ¿O es que le importa un comino todo y, con tal de seguir creciendo, es capaz de cualquier cosa? Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios