BAQUIA

El espía que surgió de HP

¡La que ha liado la presidenta del consejo de administración de HP! Patricia Dunn estaba harta de que cualquier pormenor de las reuniones de los directivos de la compañía estuviera a la mañana siguiente en los papeles, por lo que decidió contratar detectives para averiguar la identidad del/la Garganta Profunda.

Lo malo es que Dunn no se paró en barras y el espionaje detectivesco no se limitó al ámbito corporativo, sino que llegó hasta los propios hogares de los ejecutivos de HP (conversaciones telefónicas incluidas). La multinacional empleó el pretexting: llamar a una firma telefónica simulando ser su cliente para obtener información, algo que puede constituir una violación de las leyes californianas. La fiscalía de aquel estado ya ha tomado cartas en el asunto.

Pero quizás lo más rocambolesco sea que George Keyworth, el filtrador a la prensa, se ha negado a dimitir, pese a los requerimientos de la empresa. En cambio, otro consejero, Tom Perkins, sí se ha marchado a casita por su desacuerdo con los métodos usados por Dunn. Esta es la carta en la que, entre otras cosas, habla de acciones inmorales e ilegales, \”impropias de una compañía como HP\”.

La propia empresa ha dicho que no puede garantizar la absoluta legalidad de los métodos empleados por los detectives. Y, en cualquier caso, de poco le ha servido montar todo este follón, que, al fin y al cabo, ha llegado a los medios de comunicación por otra filtración.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios