BAQUIA

El FBI detiene a dos antiguos directivos de WorldCom

El culebrón WorldCom tiene un nuevo episodio. Dos de los ejecutivos que abandonaron la compañía al saberse que la compañía protagonista de la mayor bancarrota registrada en Estados Unidos había contabilizado a su favor unos 3.800 millones de dólares, han sido detenidos por el FBI (se entegaron, no hizo falta ponerles en busca y captura).

Se trata de su (hasta hace poco) máximo responsable financiero (Chief Financial Officer) Scott Sullivan y su controller David Myers. Se enfrentan a siete acusaciones diferentes por fraude y conspiración.

Sullivan, despedido tras destaparse el escándalo, a principios del pasado mes se acogió al derecho a no autoinculparse recogido en Quinta Enmienda y se negó a dar ninguna explicación de sus actos ante el Comité del Congreso encargado de la investigación. Sullivan, aparentemente, intentó poner trabas a la revisión de la contabilidad de la compañía después que una auditora le contase las anomalías que había localizado. Según el The Wall Street Journal, Sullivan podría ser condenado hasta a 15 años de cárcel.

De Bernard J. Ebbers, ex CEO de WorldCom, no han dicho nada de momento. Ebbers, cuyo brazo derecho era Sullivan y que también salió de la compañía con más pena que gloria tras destaparse el escándalo contable, dirigió la compañía desde 1995 con una ambición desmedida y métodos expeditivos, que le hicieron ser conocido pronto como el cowboy de Internet.

Pero es poco probable que Ebbers pueda dormir tranquilo. También según The Wall Street Journal, los abogados de Sullivan están negociando con el Departamento de Justicia una disminución en la pena a cumplir por su defendido, a cambio de que su defendido testifique en contra de otros altos dirigentes del grupo, especialmente Ebbers.

La SEC (Securities and Exchange Commission) ha presentado cargos por responsabilidad civil contra WorldCom por \”prácticas contables inapropiadas de una magnitud sin precedentes\”. El Departamento de Justicia estadounidense también se planteó tomar medidas más drásticas y presentar cargos criminales contra la compañía, que en caso de saldarse en contra de WorldCom habría significado el fin de esta empresa (algo que aún no está claro que no suceda).


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios