El FBI investiga los ataques de Anonymous

La SGAE, el Ministerio español de Cultura, la RIAA (que agrupa a la industria discográfica de EEUU), el bajista de Kiss Gene Simmons, la oficina estadounidense de patentes o la industria discográfica británica son algunas de las víctimas de Anonymous, un grupo sin cabeza visible, jerarquía distinguible o estrategia clara originado en el foro 4Chan.

4Chan es uno de esos fenómenos que sólo pueden nacer en Internet. Un foro sin ley, donde lo mismo se hacen chistes sobre pornografía infantil que se organiza una busca y captura de gente que maltrata animales. O se gesta un ataque de DDoS contra organismos o personas que defienden los derechos de autor tradicionales, bajo la imagen del héroe del cómic V de Vendetta.

Después de lograrlo con gran éxito, y de mejorar un poco su imagen con tan encendida defensa de los animales, ahora se proponen hacer campaña por una reforma de los derechos de autor.

Está por ver que los colectivos y organismos que llevan años pidiendo eso mismo pero con medios más pacíficos y legales se alegren de que les asocien con este anárquico grupo de vigilantes. Pero esa no es la única dificultad que se le plantea a Anonymous, porque el FBI está prestando más atención sobre sus ataques DDoS.

Es de suponer que los ideólogos (suponiendo que los haya) de 4Chan estarán bastante protegidos a través de artimañas tecnológicas, pero los miembros más humildes del grupo no serán tan difíciles de atrapar. Y suponiendo que el FBI logre desmantelar algo tan nebuloso como Anonymous, ¿podrá reconvertirse a respetable grupo de opinión?


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios