BAQUIA

El fútbol empieza tímidamente a plantearse innovaciones tecnológicas

Estos días se celebra un Mundial de fútbol, es posible que hayan oído algo al respecto. Y en ese torneo, dos selecciones (Inglaterra y México) se marcharon a casa tras decisiones polémicas de los árbitros, que luego las grabaciones en vídeo han evidenciado como graves errores.

Como las grabaciones no se aceptan como prueba a posteriori para cambiar las decisiones, la FIFA se está planteando acudir a la tecnología para resolver de forma instantánea las dudas sobre si el balón entró o no entró.

El sistema en cuestión, que los árbitros ya han dicho que están dispuestos a introducir en su trabajo en cuanto se les ofrezca, incluye un sensor en la pelota y otro en la línea de la portería, para que no haya ninguna duda de si el balón ha entrado o no en los llamados \”goles fantama\”.

Por supuesto, ya hay una hornada de empresas que fabrican estos sistemas y que presionan a la FIFA para que los introduzca cuanto antes. Todo por amor al deporte, claro, el precio a pagar sea un detalle sin importancia. Otras opciones incluyen, por ejemplo, colocar sensores en las camisetas para controlar dónde están los jugadores y que el árbitro sepa de forma automática cuándo alguien está fuera de juego.

Es curioso cómo unas disciplinas han aceptado ayudas técnicas y otras no. El vídeo es una herramienta habitual en las carreras de atletismo con resultados ajustados, y los tenistas están acostumbrados a pedir el \”ojo de halcón\” cuando dudan de si una bola botó dentro o fuera de los límites del campo.

Sin embargo, la FIFA tiene sus razones para resistirse a las innovaciones tecnológicas. Según su presidente, Joseph Blatter, \”Queremos mantener el fútbol como un juego con rostro humano, por eso no queremos tecnologia en el campo para mantener la espontaneidad del juego\”. Seguramente, mejicanos e ingleses no están muy de acuerdo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios