BAQUIA

El futuro, en manos de los consumidores

El brutal atentado contra las Torres Gemelas y el Pentágono del martes podría tener efectos positivos a medio plazo sobre diversos sectores de la industria tecnológica. Las telecomunicaciones, los servicios de seguridad de datos (disaster recovery) y de almacenamiento (data storage) deberían verse beneficiados por una mayor demanda de las empresas. En el plano macroeconómico, la bajada de intereses por parte de la Reserva Federal y políticas fiscales —gasto de defensa— expansivas lucharán contra la resquebrajada moral del consumidor estadounidense.

Esa Biblia de la actualidad financiera que es el Wall Street Journal se saltó una de sus reglas de oro a raíz del horrible atentado. Por tercera vez en su historia, las otras dos fueron por el bombardeo de Pearl Harbour y el inicio de la Guerra del Golfo, el periódico publicado por Dow Jones salió con una noticia a seis columnas en lugar de sus tradicionales pequeños titulares encima de cada una de las columnas que conforman su portada.

Aún así, los neoyorquinos aún no se creen del todo la espeluznante situación que ha producido el ataque perpetrado el martes por dos aviones contra las Torres Gemelas. Las dimensiones humanas y políticas del atentado siguen estando lejos de poder ser abarcadas. Sin embargo, las implicaciones financieras del horror se pueden atisbar con una mayor exactitud.

  • El impacto sobre la economía de Nueva York

Con un PIB de 490.000 millones de dólares, la Ciudad de Nueva York produce bienes y servicios anualmente por valor de aproximadamente el 80% del PIB español y de 1,5 veces el argentino. La pregunta clave es hasta que punto el colapso de las Torres Gemelas y de una buena parte del Sur de la isla de Manhattan frenará el crecimiento económico en la Nueva York. Tal vez la mejor manera de analizar la cuestión sea enfocándola por los distintos sectores de la economía de la Gran Manzana y de Estados Unidos en general.


CBS/AP

  • Sector inmobiliario: destrucción del 5% de la superficie de oficinas

Diversos analistas estimaban ayer que un 5% de la superficie de oficinas de Manhattan ha sido destruida a raíz del atentado. A priori, esto debería de aumentar la demanda sobre el resto de las oficinas de la isla, que en los últimos meses se había resentido por la desaceleración económica. Sin embargo, hay otro coste importante; miles de empleados se han quedado sin lugar físico para trabajar ante el derrumbe de sus edificios. ¿Forzará la nueva situación a modificar los planes de empleo de muchas empresas? Esperemos que no.

  • Finanzas: pérdida de 250 millones de dólares al día en comisiones

La práctica paralización de los mercados financieros neoyorquinos a partir del martes implica una importante merma de ingresos por encima de los costes del restablecimiento de edificios y oficinas. [El mercado de acciones vuelve a abrir el lunes tras estar sin funcionar cuatro días hábiles y el de bonos ha funcionado el jueves y el viernes aunque con volúmenes de negociación muy bajos]. Los observadores estiman que las 7 grandes casas bursátiles ingresan conjuntamente unos 250 millones de dólares al día en concepto de comisiones de compraventa de activos financieros. En el segundo trimestre de este año, Morgan Stanley facturó en promedio 45 millones de dólares al día, Goldman Sachs más de 40 millones y Citigroup 28,2 millones. Por tanto, cuatro días hábiles sin negociación suponen aproximadamente una merma de ingresos de 1.000 millones de dólares.

  • Aseguradoras, altos riesgos que cubrir

Las aseguradoras y reaseguradoras (entidades que aseguran a las aseguradoras) son las principales empresas que tendrán que cubrir las enormes pérdidas humanas (seguros de vida) y materiales (daños y perjuicios) que ha supuesto la destrucción del World Trade Center (el complejo de las Torres Gemelas). AIG ya ha señalado que cubrir esas pérdidas le costará unos 500 millones de dólares. Munich Re, la mayor reaseguradora del mundo, ha señalado que espera un coste similar al que hubo en las tempestades del invierno de 1990 en Europa, o a causa del huracán Andrew en 1992 (hasta 900 millones de dólares). De nuevo, estamos hablando de pérdidas importantes, pero que difícilmente van a tumbar a las mayores empresas del sector. Las empresas que más sufrirán serán las entidades pequeñas que han tomado riesgos desproporcionadamente altos.

  • ¿Reconstrucción?

El valor de mercado de las Torres Gemelas supera los 4.000 millones de dólares. Sin lugar a dudas se trata de una suma importante. No obstante, este importe apenas supera el de una empresa de mediana capitalización bursátil de la bolsa de Nueva York. Pocos observadores dudan que el Sur de Manhattan será reconstruido, aunque muchos critican la idea de levantar un complejo de la envergadura de las Torres Gemelas.

  • Líneas aéreas, muy afectadas

El tráfico aéreo, sobre todo el altamente lucrativo tráfico internacional, es muy sensible a las cuestiones de seguridad. Así, después el atentado de bomba contra el World Trade Center en 1996, que costó la vida a 6 personas, el tráfico transatlántico bajó un 5% durante los siguientes 3 meses. Es más, según Kimberly Stewart, analista de Credit Agricole, el tráfico aéreo internacional declinó un 28% en febrero de 1991 tras el inicio de la Guerra del Golfo. Mike Powell, analista de Dresdner Kleinwort Wasserstein, pronostica que a raíz del atentado el tráfico aéreo bajará un 20% en los próximos meses comparado con el año pasado.

Adicionalmente, estos días en los que los aviones han permanecido estacionados en los aeropuertos le van a costar muy caro a las líneas aéreas. Según analistas de la industria, aproximadamente un 40% de los costes de los aviones se producen aunque estos no estén volando. Por el lado de la facturación, la International Transport Association (IATA) —las 266 líneas aéreas que conforman esta asociación— ha perdido ventas por valor de 10.000 millones de dólares a causa de la crisis provocada por el terrorismo.

  • Tecnología; mayor demanda de seguridad

En términos generales, las telecomunicaciones deberían de verse favorecidas por el cataclismo sucedido en Wall Street. La posibilidad de comunicarse con diferentes personas en distintos y lejanos puntos geográficos sin la necesidad del peligroso desplazamiento físico de personas es una de las principales virtudes de la revolución tecnológica de la última década.

El horrendo crimen perpetrado contra las Torres Gemelas provocará un aumento de las demanda de servicios de disaster recovery y de almacenamiento de datos (data storage). Comdisco podría ser una de las empresas más beneficiadas; tiene 22 clientes que tenían oficinas en el World Trade Center. Asimismo, IBM (1.200 clientes en WTC), Unysis (docenas de clientes en WTC) y Sungard Data Systems también podrían ver aumentado sensiblemente sus ventas de estos servicios.

  • El cuadro macroeconomía; dos fuerzas contrapuestas

La confianza de los consumidores podría caer en picado…

Según Rusell Jones, analista de Lehman Brothers, los ataques del martes \”tendrán un efecto negativo relativamente importante sobre la confianza del sector privado y aumentará los temores de que los consumidores estadounidenses sean incapaces de sostener el ya de por si menor crecimiento de la economía de EEUU\”. La historia no da motivos para el optimismo. En anteriores ocasiones, de menor dramatismo que la actual —como la Guerra del Golfo y el crash bursátil de 1987—, la confianza de los consumidores estadounidenses se vio seriamente afectada.

…aunque los mercados anticipan una baja de tipos de interés y aumentos en gastos de defensa…

A juzgar por la reacción del mercado de bonos el jueves pasado, los atentados han aumentado sensiblemente las posibilidades de que la Reserva Federal baje mucho más el nivel de los tipos de interés en los próximos meses. La letra a 6 meses del Tesoro de Estados Unidos rendía ayer jueves sólo un 2,8%, un nivel que está muy por debajo del 3,5% en el que está situado el tipo director de la Reserva Federal (los Fed Funds). Sin embargo, el bono a 30 años rendía un 5,39%. El importante diferencial entre los tipos a corto y largo plazo sugiere que el mercado espera una importante recuperación de la economía de EEUU a medio plazo. Además, el mayor gasto en defensa que ya ha sido solicitado por el presidente Bush debería de tener un efecto positivo sobre la economía estadounidense.

… y el precio del petróleo es la gran incógnita

Varios economistas señalan que no hay que descartar una subida duradera del precio del petróleo. Sobre todo si EEUU toma represalias militares que originen una división del mundo árabe. La subida del petróleo tendría un claro efecto negativo para la Unión Europea que es importadora neta de esta materia prima. Además, la subida provocaría tensiones inflacionistas en Europa y EEUU.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios