El futuro está en identificar lo que no cambiará

Una de las características de cualquier tendencia es que en su primera etapa pasa inadvertida. Especialmente para los negocios tradicionales de ese sector, que han perdido el contacto con la realidad o el día a día de las personas. En el caso del marketing y de las grandes agencias de publicidad o de comunicación, este fenómeno ocurre de forma cada vez más acusada.

El hecho de que las inversiones en medios tradicionales se estén reduciendo no es sólo debido a la crisis. Se trata de una tendencia ‘de fondo’ que se viene observando desde hace ya varios años.

Las empresas de todos los tamaños invierten cada vez más en marketing, pero los medios de comunicación tradicionales reciben cada vez un trozo menor del pastel. ¿Qué está ocurriendo? En medio de la perplejidad, pocos son los que ven claro por dónde se mueven las cosas.

Entre ellos está una nueva generación de agencias de marketing, que entienden Internet como la herramienta definitiva para la comunicación y las ventas online. No como una nueva forma de sociedad democrática, pero tampoco como un canal ‘alternativo’. Es algo que está impactando a todos los niveles, y ha llegado para quedarse.

Y por primera vez desde hace más de un siglo, en el mundo del marketing (publicidad, comunicación y ventas) aparecen multitud de nuevas posibilidades para explotar. Literalmente, está todo por hacer.

Gran parte de las oportunidades parecen girar en torno a facilitar la comunicación y la libre expresión de las personas. Redes sociales, blogs, portales de vídeos, mezclas de lo anterior, etc. Pero resulta imposible prever las herramientas, tecnologías y costumbres sociales que tendremos en 10-15 años.

Por eso, el futuro no es tanto de quien pretenda jugar a los dados inventando cosas nuevas, sino de quien aproveche lo anterior para aplicarlo a lo que no cambiará nunca: las empresas necesitan vender, y las personas tienen deseos que satisfacer.

Blog: Luisgarciadelafuente.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios