BAQUIA

El futuro jefe de los espías británicos, al descubierto en Facebook

Muchas veces se nos ha advertido sobre la importancia de fijar cuidadosamente las condiciones de privacidad de nuestra página en Facebook, con el fin de ponerla a salvo de miradas indiscretas.

En el caso de Sir John Sawers la cuestión es doblemente grave: no sólo se ha difundido información personal que debería haber permanecido en secreto, sino que en su caso se puede aplicar el refrán que reza “En casa del herrero, cuchillo de palo”…

Sawers es actualmente el embajador del Reino Unido en Naciones Unidas, y a partir del próximo noviembre ocupará el cargo de director del MI6, el servicio de espionaje británico. Poco más deberíamos saber sobre él, y sin embargo se ha conocido la dirección de su residencia en Londres y otros datos y fotografías personales, todo ello a través de la página de Facebook de su esposa, Shelley Sawers.

La mujer no había colocado ningún filtro de seguridad en la configuración de su cuenta, por lo que cualquiera de los más de 200 millones de usuarios de Facebook podía consultar su ficha personal. Desde el domingo estos datos ya no son accesibles, salvo por confirmación.

Pero hasta entonces, cualquiera podía enterarse de donde vivía la familia en Londres, así como su residencia veraniega, el colegio de los hijos, algunas amistades del matrimonio (incluidos diplomáticos y actores) y hasta la marca de bañador que Sawers utiliza.

A este “descubrimiento” se han sucedido diferentes reacciones. Hay quien le resta importancia, alegando que difundir una fotografía de Sawers en la piscina no supone ningún compromiso para su seguridad. ”Sabemos que utiliza un bañador Speedo. Eso no es ningún secreto de Estado”, opina David Miliband, Secretario de Asuntos Externos.

Sin embargo, para el conservador Patrick Mercer el asunto es grave, pues desvela multitud de detalles sobre la vida personal de Sawers. Ahora se sabe donde vive y cuáles son los movimientos y horarios de transporte de la persona más importante en la lucha contra el terrorismo. Y añade: “Una gran cantidad de dinero de los contribuyentes se ha gastado para garantizar su seguridad y la de su familia. Bien, parece que ya no tiene demasiada importancia, ¿no?”

En cualquier caso, el asunto como mínimo dejará una sombra de duda sobre Sawers cuando inaugure su nuevo cargo. Paradójicamente, entre sus funciones se encontrará la de dirigir una nueva agencia de ciberseguridad, que se encargará de asegurar que todos los servicios de inteligencia están a salvo de ataques de hackers, robo de identidades o phishing.

Probablemente, tendrá que dar un cursillo en su propia casa.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios