BAQUIA

El gasto anual de las empresas europeas en gestión documental equivale al PIB de Irlanda

El gasto que las empresas europeas dedican a gestión documental cada año asciende a 98.000 millones de euros, lo que equivale al Producto Interior Bruto de Irlanda, y cada trabajador de la UE dedica ocho horas al mes a temas relativos a gestión documental.

Son algunas de las conclusiones más relevantes de las jornadas La gestión documental: una oportunidad para las empresas, organizadas por ASIMELEC dentro de los Cursos de Verano 2006 de la Universidad Complutense que se celebran en El Escorial (Madrid).

Alrededor de veinte expertos pertenecientes a los ámbitos industrial y jurídico analizan durante estos días cuál es el actual estado del arte en lo referido a gestión documental empresarial.

Los participantes han indicado que la gestión documental constituye uno de los pilares sobre los que debe sostenerse la Sociedad de la Información dentro de un entorno socioeconómico caracterizado por los crecientes niveles de productividad y competitividad.

Asimismo, en varias de las ponencias presentadas se ha analizado cuál puede ser el impacto de la actual Ley de Propiedad Intelectual, aprobada hace apenas unas semanas por el Parlamento español, en el sector de la impresión digital, así como qué soluciones que se están arbitrando para la protección de la propiedad intelectual en distintos países de la UE.

En este sentido, se ha destacado la tendencia a que las conocidas como medidas tecnológicas de protección vayan sustituyendo paulatinamente a los procedimientos basados en el canon compensatorio, lo que permitirá aunar la debida protección de los derechos de los autores con los constantes cambios tecnológicos.

Otros temas de particular relieve abordados en el Encuentro de ASIMELEC han sido los siguientes:

– Ha habido un cambio tecnológico de primera magnitud dentro del sector de la impresión digital, que ha pasado de comercializar equipos analógicos de reprografía que se limitaban a hacer copias a equipos de impresión digital que incluso son capaces de gestionar el workflow de una empresa.

– Tal y como han hecho las empresas del sector, el legislador también debe adaptarse a este cambio, apostando por valores como el fomento de la competitividad empresarial y el respeto y protección de los derechos de los autores y de los usuarios.

– Las empresas del sector son conscientes de que la dedicación de inversiones y recursos a I+D constituye la principal clave estratégica para consolidar su posición en un mercado extraordinariamente competitivo, en el que los niveles de exigencia de los clientes se incrementan cada día.

Los cambios que se están produciendo contribuyen a la existencia de transformaciones socioeconómicas que deben concretarse en la formulación de nuevos modelos de negocio por parte de las empresas de impresión digital y de los propios editores y autores.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios