El HD VMD, nuevo invitado en la batalla del DVD de alta definición

Con el cadáver del HD DVD todavía caliente, parece que Sony no va a tener el camino del DVD de alta definición tan despejado como quisiera. Un nuevo formato, incompatible con el Blu-ray, amenaza si no con disputar la supremacía de éste, al menos con hacerle un poco de daño, dirigiéndose al sector de consumo más sensible a los precios.

La compañía británica New Media Enterprises es la responsable del desarrollo del HD VMD, un sistema de similares prestaciones que el Blu-ray. La principal diferencia es que utiliza una tecnología de lectura de láser rojo, más barato de producir que el láser azul que incorporan el Blu-ray y el difunto HD DVD. La tecnología VMD (Versatile Multilayer Disc) es propiedad de la empresa británica. Alcanza una resolución de 1920 x 1080, y reproduce todos los formatos de CD y DVD existentes en el mercado

Según declara en The New York Times Shirly Levich, vicepresidenta de la compañía, su objetivo no es resucitar la guerra de formatos, sino la de abrir un nuevo mercado de productos para los DVDs de alta capacidad.

El caso es que la confrontación será inevitable, por lo menos en los precios. Los reproductores de Blu-ray se venden en Estados Unidos a partir de 300 dólares, mientras que la compañía británica tiene previsto empezar a vender en Amazon sus aparatos dentro de cinco semanas a un precio de 199 dólares.

Un gran obstáculo para el éxito de este producto será la necesidad de llegar a acuerdos con los estudios cinematográficos, que por el momento parecen decididos a apoyar al Blu.ray, convertido así en el estándar de facto para la industria. De momento, en el catálogo de NME aparecen 125 películas y documentales, ninguna de ellas procedente de grandes estudios.

El CEO y la gran baza de NME es Jay Salomon, antiguo presidente de los estudios Warner Bros, convencido de que sus contactos en la industria le valdrán para conseguir los acuerdos necesarios con los distribuidores. De momento ya ha iniciado conversaciones con Disney, Universal y la propia Warner.

Pero incluso si los acuerdos con los grandes estudios no llegaran a producirse, Salomon dice estar convencido de las opciones de éxito del HD VMD, gracias a su gran competitividad en el precio. “Podemos vender reproductores a 90 dólares y todavía sacar beneficios”, afirma. Los mercados de Australia, China, India, Europa central, Rusia, Escandinavia e incluso España podrían ser sus grandes objetivos.

Pero otro problema queda pendiente: después del fiasco del HD DVD, ¿cuántos consumidores estarán dispuestos a arriesgarse a comprar un reproductor que no ofrezca garantías de contenidos y distribución?

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios