BAQUIA

El imperio que crece y crece…en Internet: Google

Según Keith H. Hammonds, en un reciente artículo de la revista Fast Company, Google es \”para los tecnoevangelistas, una maravilla de brillo en la Web. Para Wall Street, puede ser la IPO (Initial Public Offering) que cambie todo…de nuevo. Pero Google es, sobre todo, un estudio de caso de la mejor gestión: una compañía llena de ideas avanzadas, rigurosa responsabilidad y una atención sin límites al detalle.\”

Google es la realidad del sueño de Internet. Gente joven, automotivada, capaz de gestionarse a sí misma, centrada en el cliente y poco dependiente de un cash flow que parece lloverles sin que tengan que hacer gran cosa.

La realidad es otra. Keith abandonó la técnica habitual de hablar con los jefes y se dedicó a hacerlo con los ingenieros. Alguno de los comentarios que escuchó sobre la doctrina de la casa merecen especial atención:

Norma número uno: el usuario está al mando.

Google es una empresa centrada en sus clientes, que opina que si ellos vienen \”también vendrá el dinero\”. La reflexión aquí es que el dinero viene porque lo que aportan es un valor añadido importante que el cliente busca cada día. Su atención al detalle y lucha por conseguir, cada día, mejores resultados de búsqueda en menos segundos, con menos distracciones, les lleva a un estado constante de trabajo por refinar sus técnicas.

Algo que ya descubrió -en su mejor momento- Netscape: \”El mundo es tu laboratorio de I + D\”. Lo que significa que, en Internet, la conversación constante con tu cliente te permite investigar -a coste casi 0- y descubrir productos y su precio adecuado para que el cliente lo pague.

Otra de las normas nos parece especialmente olvidada en el descalabro actual de empresas de Internet. \”La gente excelente se gestiona sola\”. Algo que en la mayoría de los casos anteriores provocó el caos y la desmoralización, en Google permite a la gente cometer errores, ser recompensado por ellos -si son los mejores errores- y construir un nirvana empresarial que casi ninguna empresa de Internet supo mantener el tiempo suficiente.

¿Podrán ellos hacerlo más allá de las 650 personas actuales? ¿Serán capaces de mantener el mismo espíritu cuando el éxito les lleve a 6.000? Por el beneficio de Internet y de las nuevas formas de gestión, se lo deseamos de todo corazón.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios