BAQUIA

El juicio se enturbia para Microsoft

El proceso en el que se está entrevistando a un buen número de expertos y afectados para determinar las restricciones a imponer a Microsoft, avanza desfavorablemente para el gigante del software. El profesor de ciencias de la universidad de Princeton Andrew Appel, uno de los últimos testidos en declarar, ha asegurado que el coloso de Redmond es perfectamente capaz de desarrollar una versión modular de su sistema operativo.

Presentar una versión de Windows que carezca de determinados programas como el navegador, es una de las piedras de toque del proceso. Los nueve estados rebeldes insisten en la necesidad imperiosa de que exista la posibilidad de contar con un sistema operativo sin añadidos para restaurar la competencia en el sector. Microsoft por su parte se cierra en banda a esta posibilidad, arguyendo entre otras cosa que conseguirlo es técnicamente imposible por lo imbrincados que están todos sus programas.

En definitiva, que tal y como se está desarrollando el proceso parece díficil que vaya a acabar satisfactoriamente para la compañía de Gates. Escuchando los testimonios, casi todos tajantemente en contra de la manera de actuar de la empresa de software más grande del mundo, resultaría inverosímil que la decisión de la juez Kollar-Kotelly satisfaga a Microsoft.

Por otra parte, no paran de crecer todo tipo de rumores en torno al proceso. El más extendido hace referencia a que los fiscales rebeldes se empecinaron en llevar la contraria a Microsoft únicamente para ganar popularidad y poder político, y por estar trabajando bajo el mandato de los competidores del coloso de Redmond (AOL Time Warner, Oracle y compañía) y no al servicio de los ciudadanos de a pie (algo que ha asegurado la propia Microsoft).

El columnista independiente Robert Novack, que ha recogido esta teoría, justifica la implicación del fiscal representante de California en el hecho de que este estado es la sede de muchas de las empresas contrarias y/o perjudicadas por Microsoft. Añade además que Bill Lockyer, fiscal californiano, fue reelegido recaudando para su campaña 5 millones de dólares. 75.000 procedentes de rivales de Microsoft y 50.000 dólares de Oracle. Carla Stovall, representante de Kansas, consiguió más de 20.000 dólares de Sun y Oracle para su campaña como gobernadora. Novack también afirma que Mark Shurtleff, fiscal de Utah, dirigió un mail directamente a Novell, con sede en su Estado, pidiendo instrucciones.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios