BAQUIA

El largo viaje

El comercio electrónico en España es como un niño al le que le están saliendo los primeros pelos del bigote. Año a año da un paso más en su tímido desarrollo, aunque todavía esté a cientos de kilómetros de Estados Unidos y a unos pocos de sus principales vecinos europeos. Las cifras presentadas hoy por la Asociación Española de Comercio Electrónico (AECE) constatan que España camina por la senda correcta, aunque aún se encuentre en \”sus inicios\”, tal y como remarcó Fernando Pardo, presidente de la organización.

Según las cifras manejadas por la AECE, el comercio electrónico dirigido a los consumidores (B2C) movió 525,12 millones de euros en 2001, un 157% por encima de las cifras registradas durante el año anterior. Estos datos superan las previsiones de 459 millones de euros manejadas por la AECE, lo que le lleva a definir el resultado final de \”muy bueno\”. Sin llegar a tan elevadas calificaciones, sí es cierto, que la mejora es perceptible. El aumento en las conexiones de alta velocidad (ADSL, principalmente), junto con la mayor \’antigüedad\’ de los usuarios, pueden convertirse en los dos factores que catapulten definitivamente el e-commerce en nuestro país.

No obstante, la organización ha fijado alguna de las materias en las que el comercio electrónico todavía tiene que hacer los deberes. Uno de estos apartados es la conversión de los internautas que emplean su tiempo a navegar sin rumbo fijo en usuarios de nodos de comercio electrónico y, por tanto, en e-compradores. Pardo calificó esta cuestión de \”asignatura pendiente\” para el B2C español, aunque su superación no es tan compleja de conseguir, ya que los internautas \”una vez que compran en la Red, repiten\”, sostuvo. El presidente de la AECE también considera preocupante el lento progreso de usuarios de Internet en España, lo que le sitúa \”a la cola de la UE, sólo por detrás de Grecia\”.

El porno toma posiciones

Los artículos más adquiridos en la Red siguen siendo los de siempre, aunque con una nueva (e interesante) novedad: música (28,4% de las compras) y libros (26,5%) siguen siendo los principales productos a la hora de cerrar una operación, mientras que los contenidos para adultos (26,3%) se alzan con un sorprendente tercer puesto. Pardo recalcó que la afición de los usuarios por comprar productos reservado para los más mayores –toda una novedad en los estudios publicados anualmente–, se ha conocido \”gracias a que las respuestas eran anónimas\”. A diferencia de otros países, sobre todo en Estados Unidos, la venta de viajes online ocupa una discreta cuarta posición, con un 17,8%.

Para el 46,1% de los entrevistados la comodidad es el principal incentivo para comprar online, mientras que el precio lo es para el 19,2%. Por el contrario, aquellos que ha transformado sus reticencias a echar mano del comercio electrónico, arguyen que la falta de información (27,4%) y la ausencia de ventajas (26%) les han reafirmado en su posición.

¿Seguridad? No, intimidad

Curiosamente, a medida que transcurre el tiempo las preocupaciones por los medio de pago han caído posiciones en la lista de mayores obstáculos para comprar en la Red, quedando relegado al cuarto puesto. Según la AECE, los usuarios muestran más problemas a la hora de facilitar sus datos personales (tercer lugar, con el 19,6%) que a la seguridad de los pagos.

No obstante, los e-compradores cada vez se decantan más por el pago contrarreembolso (36,6%), aunque sigue predominando el uso de la tarjeta de crédito (generalmente porque es el sistema que más utilizan los comercios online), con un 49,7%. La domiciliación bancaria se emplea en el 8,9% de las ocasiones.

Aunque la obtención de una cuota elevada de usuarios de comercio electrónico está todavía muy alejada, el informe de la AECE demuestra que los pocos que se han animado a adquirir algún producto o servicio en la Red quedan satisfechos con la experiencia. El 93,4% de los consultados reconoce que siempre o casi siempre ha quedado satisfecho con el producto que reciben, mientras que el 75% define de \”buena\” la entrega del paquete. A juicio de Pardo, \”se ha mejorado (en este apartado), pero no lo suficiente\”, además de que \”es difícil mejorar la logística en un mercado que crece más del doble cada año\”.

A pesar de que todo estos datos reflejan un incremento que, por otra parte, no deja de ser lógico, también demuestran que el comercio electrónico ha cogido el tren que le llevará hacia la consolidación definitiva. Le espera un largo viaje que, a diferencia del que emprendió el escritor Jorge Semprúm en plena Segunda Guerra Mundial, tiene un destino mucho más claro y positivo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios