BAQUIA

El lavado de cara de Digg.com

Digg.com se puede catalogar como uno de los pilares de la Web 2.0, ya que fue pionera en establecer un sistema de participación activa de los usuarios, en el que éstos envían las noticias y ellos mismos votan las que les resultan más interesantes. La elección democrática de las historias que pasan a portada (con el consabido “efecto Digg”, capaz de tumbar a los servidores no preparados para una avalancha de visitas) ha sido siempre la razón de ser de Digg, y en torno a ella se ha organizado siempre el diseño de la web. Sin embargo, con esta nueva versión, la cuarta desde el nacimiento de la web y la más importante remodelación hasta la fecha, se ha pasado a dar prioridad a otro tipo de enfoque, más orientado a la personalización para cada usuario. Con esta reforma integral, Digg pretende recuperar el tráfico perdido, y demostrar los inversores que los 40 millones de dólares recibidos el año pasado no se han tirado a la basura. Por el camino ha quedado un cambio de CEO y un recorte del 10% de su personal. La página de inicio es ahora más rápida y despejada, con la categoría de secciones en el menú lateral izquierdo y dos pestañas principales en la barra superior: la tradicional con las historias más populares y la nueva “My News”, desde done el usuario puede acceder a su página personalizada. Allí aparecen las noticias votadas y enviadas por las personas a las que cada usuario ha decidido seguir (inspirado en la manera en que se sigue a una persona en Twitter), pero no necesariamente son las más populares. Para completar la experiencia social, ahora es más fácil compartir historias vía Facebook o Twitter. También se ha simplificado el proceso para enviar una historia: ahora aparece destacada una caja en el espacio central de la barra superior de navegación donde se inserta el enlace, algo que antes tenia que hacerse desde una sección diferente.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios