BAQUIA

El libro electrónico español también existe

Con Amazon a punto de presentar la nueva versión de Kindle, su lector de libros elec-trónicos, parece que este 2009 puede ser decisivo en el definitivo despegue de los e-books. Un sector que también podría vivir un importante empujón gracias a Google Books y su proyecto de digitalización de millones de obras de todo tipo.

En este sector, de momento dominado por Amazon y Sony, hay una empresa española que trata de sacar la cabeza y hacerse un hueco, por lo menos en el mercado nacional. Se trata de Grammata, que diseña y comercializa su propio lector de e-books, el Papyre.

La compañía ha anunciado que en 2008 vendió 4.500 unidades del dispositivo. Este año espera multiplicar por cuatro esa cantidad y alcanzar las 20.000 unidades. Para ello prepara planes de distribución en grandes superficies comerciales, como Carrefour, Hipercor y Alcampo, además de acuerdos con diferentes bibliotecas y universidades.

Aunque muchos preferirán seguir leyendo con el tradicional libro de papel en sus manos, las ventajas del libro electrónico son indudables: un soporte más ecológico, que no ocupa espacio físico, y a largo plazo más económico, ya que los libros electrónicos eliminan intermediarios y costes de materias primas. Además, en el caso de Papyre, los compradores tienen incluido acceso aun catálogo de 500 obras digitales.

“El apego de los usuarios a los libros en soporte papel parecía una obstáculo infran-queable para la adopción del libro electrónico. No obstante, los nuevos hábitos de consumo y de comportamiento de la población, favorecidos por la popularización de las Tecnologías de la Información, han cambiado la forma en que se consumen pro-ductos como los medios de comunicación o la música y, en este sentido, el libro no iba a ser menos”, afirma Juan González de la Cámara, fundador y director general de Grammata.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios