BAQUIA

El marketing milagro no existe

german-pineiro-consultor-de-marketing.jpg

Los profesionales que se dedican al marketing y a la comunicación corporativa tienen perfiles muy diferentes aunque cuenten con la misma formación de base.

¿Cómo ocurre esto? Debido a los criterios propios a la hora de desarrollar una estrategia y un plan de marketing global, a la situación en la que encuentran la marca y también al ambiente en el que tienen que dar un paso al frente para conseguir una mejor reputación, notoriedad o, incluso, para abrir las puertas a un nuevo target en caso de querer ampliar sus horizontes.

El mercado en el que saldrá y se desarrollará la estrategia también tiene que ser muy tenido en cuenta. No es lo mismo plantear en Estados Unidos una campaña, que hacerla en Latinoamérica o incluso en cualquiera de los países europeos. Cada país tiene su idiosincrasia y su propia forma de responder ante ciertos mensajes.

Una de las partes más importantes del trabajo de cualquier profesional del sector, es conocer qué es lo que el público demanda, cuál es el tipo de mensaje que le llega y por qué canal es más sencillo conseguir llamar su atención.

Según los estudios que han estado haciéndose últimamente, en el caso de España, aún queda mucho por recorrer en el caso de las microempresas. Tal como apuntaba el estudio de la Fundación Telefónica, la mitad de las microempresas españolas no cuentan siquiera con presencia en internet, y de las que sí apuestan por ello, tan sólo el 10% ha puesto a disposición de su posible clientela internauta la facilidad de la compra online.

No es difícil, por tanto, entender por qué aún en nuestro país queda mucho por hacer en términos de marketing. El problema ha sido que, durante estos años en los que las propias compañías hacían sus recortes presupuestarios en nuestro sector, han aparecido grandes gurús con precios de low cost que han hecho mucho daño tanto a la reputación como a las propias empresas que confiaban en su buen hacer.

En este caso, pasa lo mismo que con los conductores. No todo el que está en la carretera es un peligro, eso está claro, pero los listados de los perfiles de peores conductores también se conocen de sobra. En el caso del marketing, gente que no tenía una clara idea de cómo conseguir lo que prometían, han hecho que pequeñas empresas como las que comentábamos antes, hayan perdido la fe en una buena campaña de marketing en la que, la inversión, es el primer paso para que funcione.

Y no hablamos sólo de la inversión de la compañía, sino del profesional. Inversión en tiempo, en ideas, en esfuerzo y en herramientas que hagan que cualquier tipo de mensaje que se quiera emitir, llegue de verdad, y de manera eficaz, al receptor y trascienda a la reputación de la marca y la compañía. Es la única forma de demostrar a los clientes que el marketing no es humo, que es efectivo, necesario y una inversión de la que se puede acabar encontrando retorno.

Campañas de publicidad, presencia en redes sociales, conseguir una buena imagen, tener una comunicación directa y efectiva con los clientes, conseguir más público objetivo, estrategias de retargeting, etc. En eso consiste realmente una de las facetas del marketing real, no del marketing milagro. Y para conseguir de verdad resultados, se necesitan profesionales cualificados y con una visión más que amplia de dónde y cómo deberá actuar.

¿Parecen cosas básicas? Posiblemente, pero lo cierto es que cada vez hay que pelear más por que crean en el trabajo de campo. ¿Por qué? Porque muchos que de marketing algo sabían, han hecho daño a la credibilidad. ¿Cómo solucionarlo? Demostrando que, como en todo, el trabajo bien hecho, tiene siempre resultados. Aún hay mucho que hacer por las empresas a nivel marketing y comunicación y, aunque todo vaya cambiando a un ritmo trepidante, los profesionales de verdad, saben cómo sacar partida a la situación y salir aventajados. Y eso, a una microempresa, empresa o multinacional, le viene muy pero que muy bien.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios