El mercado musical o la vorágine imparable

Que la industria de la música ha vivido en sus carnes una revolución casi sin precedentes no es ninguna noticia nueva. Pese a la torpeza demostrada por los gigantes del sector, y su pertinaz persecución de los usuarios, ocurre que no es que la gente haya dejado de comprar música: sencillamente, la adquiere de otra manera.

Por ejemplo, ¿por qué una persona tiene que hacerse a la fuerza con todo un CD, cuando a lo mejor sólo le interesan un par de canciones que perfectamente puede adquirir en iTunes?

Bien, pues ahora hemos sabido que una canción bajada de Internet ha llegado al número uno del top en Reino Unido. Se trata de Crazy, de Gnarls Barkley, un personaje artificial y que es en realidad una colaboración entre el productor de hip-hop estadounidense Brian Burton y el cantante Thomas Calloway.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios