El negocio del data mining 2.0

Seamos conscientes o no, en Internet dejamos un claro rastro de nuestra presencia y actividad. Hay quien saca provecho de ello, empresas que recopilan los datos que dejamos desperdigados aquí y allá, y luego los juntan, ordenan, empaquetan y venden a terceros, que utilizan con fines comerciales.

No es nada ilegal, ya que esas empresas utilizan los datos que dejamos a la vista, por ejemplo, en perfiles abiertos de redes sociales. Pero más de uno puede tener la sensación de que es como si le espiaran durante una tarde de compras, para luego hacer un informe de en qué tiendas ha entrado y qué productos ha comprado. Claro que siempre hay una sencilla solución: cerrar ese perfil de Facebook que tenemos alegremente abierto.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios