BAQUIA

El olvido de los armarios trasteros

La mayoría de las empresas estudiadas por la consultora King e-Client (imposible encontrar el enlace en la web: poco edificante ejemplo para una consultora de e-business y usabilidad) tienen sus intranets corporativas más abandonadas que la estación fantasma del metro de Madrid. Las razones principales de esta dejadez: no se sabe muy bien con qué finalidad fueron creadas, o bien se presta más atención y recursos al mantenimiento de la propia web. El primer argumento es un lastre que se arrastra desde el boom previo al estallido de la burbuja tecnológica: una intranet era algo que había que tener, aunque, efectivamente, nadie supiera muy bien para qué. A menudo el funcionamiento era demasiado complejo, por lo que se fue descuidando su atención y mantenimiento: muchos preferían acudir a un buscador para localizar un documento antes que mirar en su propio armario trastero, o anotar la reunión pendiente en un post-it pegado al monitor antes que confirmarla en la correspondiente sección de la red interna. Una lástima, pues una intranet bien organizada y gestionada es una excelente herramienta para mejorar la gestión de los recursos de cualquier empresa. Siempre que se use para algo, claro. Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios