BAQUIA

El Plan Info XXI ha muerto. ¡Viva el nuevo Plan Info XXI!

Es momento de mirar hacia delante. El denostado plan Info XXI, criticado por todos los sectores y cuya baja eficacia hasta el propio gobierno ha reconocido, está muerto. Muerto y bien enterrado. Al fin y al cabo si muchas empresas del sector murieron o fracasaron con el boom, algo parecido le pasó al proyecto del gobierno.

Así que, a otra cosa. Borrón y cuenta nueva. Caput. Arrivederci. Pensemos en el futuro.

El gobierno reconoce -como hemos hecho muchos en este sector- sus errores y pone en marcha un nuevo Plan Info XXI. Monta la Comisión para el Desarrollo de la Sociedad de la Información -criticada por la ausencia de sectores y asociaciones del sector- y espera sus recomendaciones el próximo 27 de marzo.

Es el momento de sugerir, de expresar ideas y de poner nuestro grano de arena en un Plan del que, en teoría, saldrán las líneas maestras para el desarrollo de la Sociedad de la Información. Es -me atrevo a decir- el momento de dar un voto de confianza, pues rectificar es de sabios y en política, reconocer los errores públicamente, incluso de valientes.

¡Hereje! ¡Traidor! ¡Oportunista! Bien, puede que otros se rasguen sus vestiduras y piensen que perdemos nuestro espíritu crítico como asociación. No es el caso. Simplemente intentamos ser prácticos.

Así que… al grano. Atiendes (Asociación Española de Tiendas Electrónicas) representa a alrededor de 20 empresas del B2C español de reconocida trayectoria y posición en el mercado. Desde este punto de vista, ha preparado una serie de recomendaciones que ha presentado a responsables de la Administración (incluyendo la propia Comisión).

Estas recomendaciones han quedado reflejadas en un documento: Informe de situación del comercio electrónico. Propuestas de desarrollo. A continuación aparece un extracto de sus principales puntos.

Ahora sólo deseamos que estas recomendaciones sean escuchadas y que el nuevo Plan XXI venga con las ideas, estrategias y necesidades que los usuarios y empresas demandan. Porque nuestro país no se puede permitir un segundo error en la ya precaria situación en la que nos encontramos.

1. Ampliación de la penetración de Internet en el hogar

Aplicación de un tipo impositivo de IVA reducido a los productos y servicios que permitan el acceso a Internet

  • Compra de ordenadores personales con capacidad de conexión.
  • Hardware de conexión doméstica.
  • Costes de conexión telefónica o de datos (ADSL, cable, etc), tanto en su alta como en su consumo mensual.

Programas de renovación y compra de ordenadores personales

  • Financiación especial para la compra de ordenadores.
  • Plan renove del parque antiguo.

2. Mejorar la confianza del consumidor y los beneficios de la compra en la Red

Campañas de concienciación de compra en la Red

  • Inversión en campañas de comunicación que permitan transmitir las ventajas que implica comprar en Internet, tanto a título personal como social (menos transportes, menor contaminación, mejora de calidad de vida…).

Creación de unidad de control de Guardia Civil o Policía Nacional especializada en delitos de comercio electrónico

  • Control de comercios electrónicos que no cumplan los requisitos exigidos y que, por la facilidad, economía y anonimato de Internet, ponen en marcha servicios que no garantizan la seguridad del consumidor.
  • Lucha contra el fraude online de tarjetas de crédito en colaboración con las tiendas electrónicas.

Fomentar el uso de pasarelas de pago 3D

  • Apoyo por parte de la Administración en la implantación general de las nuevas pasarelas de pago 3D, con un calendario de obligado cumplimiento para las entidades financieras en el que el que a finales de 2003 se consiga que sea el medio de pago implementado por todas las tiendas de comercio electrónico, sin perder por ello a posibles clientes porque sus entidades financieras no han querido invertir en el desarrollo de dicho medio de pago.

Fiscalidad especial para el uso del canal

  • Estudiar una fiscalidad reducida para la venta por Internet que derivaría en un beneficio directo para el comprador final de gran atractivo, y que permitiría aumentar de forma muy notable el uso de Internet como canal de compra.
  • Igualmente, la devolución mensual o trimestral de IVA evitaría la estrangulación de tesorería por el impacto de tener que financiar durante un año y medio la devolución del exceso de IVA soportado.

3. Realizar políticas orientadas a la empresa mejorando su entorno competitivo

Fiscalidad especial para el capital riesgo en el sector

  • Desarrollo de un plan de incentivos y/o subvenciones dirigido a aquellas empresas que dediquen sus recursos financieros a invertir en compañías cuya principal actividad se desarrolle en Internet.

Apoyo en la generación de empleo en el sector

  • Bonificaciones en la cuota empresarial del 80% durante dos años en nuevas contrataciones de contratos de empleo fijos de cualquier perfil profesional.
  • Subvenciones a la formación al 100% del coste en centros autorizados y aprobados por las asociaciones empresariales por su calidad y temática de sus cursos.
  • Subvenciones directas por la generación de empleo cualificado y que sea mantenido durante un determinado periodo de tiempo.

Garantías de igualdad de trato ante el canal Internet

  • Las autoridades de competencia deberán observar las acciones de fabricantes y proveedores de carácter discriminatorio hacia el canal Internet, permitiendo los mismos tratamientos y condiciones comerciales que cualquier otro canal.

Acceso a financiación

  • Líneas de crédito blandas a través de organismos oficiales nacionales y regionales con garantías acorde con las características de la empresa.
  • Subvenciones directas para cuestiones relacionadas con la explotación diaria de una empresa de comercio electrónico.

Apoyo a la internacionalización

  • Tanto en la apertura de instalaciones como en el desarrollo de webs en otros idiomas, adaptando el ahora obsoleto concepto de \”instalaciones\” al entorno digital.

Desaparición de la tasa de intercambio en la tarjeta de crédito o establecimiento de un tipo reducido para el sector

Las comisiones de tarjeta de crédito que el comercio virtual tiene que abonar a los bancos con los que contrata el servicio de TPV virtual son sustancialmente más altos que los que se aplican en otros canales de distribución.

Las entidades bancarias esgrimen que su límite de negociación para la bajada de estas comisiones está en la tasa de intercambio que unos bancos abonan a otros cuando la transacción que se efectúa en el TPV virtual de un banco se realiza con una tarjeta de crédito emitida por otra entidad bancaria. En otros países europeos esta tasa se ha eliminado, teniendo como consecuencia un aumento directo del margen del comerciante que además puede trasladarse en parte al consumidor final.

Alternativamente, otra posibilidad para rebajar las comisiones que abonan las tiendas virtuales sería el establecimiento de un tipo de comisión reducido (no superior al 0,5%) similar al que gozan las grandes superficies.

Ayudas directas para la adaptación al marco regulatorio definido por la Ley de Protección de datos y la LSSICE

4. Importancia de la administración como \”cliente\” de comercio electrónico

Siguiendo las directrices que marca el programa eEurope, la Administración Pública debe de fomentar la realización de sus compras por este canal. La Administración debe plantearse:

  • Destinar como anunciante una cantidad proporcional a la importancia y penetración del medio, dentro de los presupuestos de medios de sus campañas publicitarias y de comunicación.
  • Establecer un porcentaje de compras y contratación a realizar por canales telemáticos.
  • Apoyo económico y participativo a las asociaciones del sector para el correcto desarrollo de sus funciones.

Lea el documento completo: Informe de Situación del Comercio Electrónico Español. Propuestas de desarrollo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios