BAQUIA

El poder y sus insaciables ansias de control

Y vuelta la burra al trigo. Recurrentemente, nuestros políticos se plantean poner Internet a sus pies, tener dominado al rebaño online para no leer críticas, para no tener que soportar aquellas denuncias que le desagradan.

Confiemos en que impere finalmente la cordura y que la Ley de Impulso de la Sociedad de la Información haga honor a su nombre y no se convierta en un instrumento gubernamental para cerrar webs a discreción. Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios