BAQUIA

El primer paso hacia el éxito

Pymes que acaban de lanzarse al ruedo del mercado, compañías que buscan fondos procedentes del capital riesgo, empresas tecnológicas que necesitan hacer llegar a los usuarios sus nuevos productos y servicios… La lista de firmas que se ven obligadas a realizar presentaciones corporativas es bastante extensa.

Es en efecto el inicio de lo que luego puede llegar a ser una gran aventura empresarial; se trata de hacer llegar a nuestros futuros socios o financieros las bondades de nuestras producciones. No es algo que se deba hacer a la ligera: conviene establecer un método, riguroso pero no plúmbeo, ligero a la par que convincente, un savoir faire que desde luego no está al alcance de todo el mundo.

Importa todo: desde asegurarse de que los cacharros que vamos a utilizar en nuestra explicación no nos van a jugar malas pasadas en los momentos cumbre hasta tomar miel con limón si es preciso para que nuestra voz sea ese canto de sirenas capaz de poner a nuestros pies a los interlocutores.

Hay desde luego cosas que deben evitarse a toda costa, como por ejemplo limitarse a leer un folio sin levantar la cabeza del mismo o pensar que las personas que nos escuchan fueron incapaces de terminar la educación primaria y que, por tanto, tenemos que leerles las diapositivas que tienen frente a sus narices. Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios