BAQUIA

El programa NEW: Ninguna Empresa sin Web

Vía varios clientes nos llegan los efectos del programa NEW (Ninguna Empresa sin Web). Lo que podría ser una fantástica fórmula para situar a las empresas en Internet de forma seria y que se refleje en todas las áreas de la economía, se queda en otro experimento que no lleva a ninguna parte.

El programa NEW tiene las siguientes características (copio y pego de la web oficial):

  • Registro y mantenimiento de un nombre de dominio bajo el código \”.es\”.
  • Herramienta de creación de web con un mínimo de 3 páginas con una plantilla de diseño básica para la página inicial de la web.
  • Panel de control multilingüe (castellano, lenguas co-oficiales de España e inglés).
  • 10 buzones de correo con 100 MB de espacio por buzón.
  • 100 MB de espacio de disco para almacenamiento de la web.
  • 1 GB de transferencia mensual.
  • Acceso a FTP.
  • Acceso a estadísticas de uso.
  • Back-up diario.
  • Acceso a correo por webmail
  • Acceso a correo por POP 3, IMAP4, etc. (compatibles con Outlook, Eudora, Thunderbird).
  • Antispam.

Exponen las ventajas que supone tener una \”página web\”: un negocio abierto 24 horas, captar nuevos clientes, tener web y correos, la forma de publicidad más barata, un canal de comunicación, notificación inmediata de nuevos productos y, al final, la mejor de todas: mejorar su posición frente a la competencia.

¿Con una simple web? ¿Por 65 euros al año? ¿Qué clase de competencia puede tener una empresa de ese tipo?

He tratado de contactar varias veces para obtener más información, pero no logro coincidir con el horario de atención. Una vez conseguido, me atiende una amable señorita que resume las bondades del plan en la posibilidad de que el empresario se haga la página web con la herramienta que le proporcionan. Durante 2 años se pagan 65 euros, y a partir del tercero tarifas de mercado.

Desde tiempos inmemoriales me pregunto (maliciosamente, debo admitirlo) cuál es el propósito de este tipo de programas. Realmente no tengo ni idea de cual es su utilidad práctica. Si fuera malpensado creería que sólo aspiran a mejorar posiciones en determinados ránkings, para que parezca que nos movemos, justificar los organismos que los gestionan y beneficiar la cuenta de resultado de las grandes empresas adjudicatarias.

Pero, si realmente nos centrásemos en su utilidad práctica, ¿cuál sería la de conseguir un dominio, con un espacio web y unas cuantas cuentas de correo? Eso lo ofrecen la mayor parte de las operadoras con el ADSL básico, subvencionado una y otra vez en anteriores planes que nos llevarían a la cumbre tecnológica. No parece que semejante oferta tenga una traslación a los resultados del comercio electrónico, el aprovechamiento de las nuevas tecnologías o la mejora de la productividad de las empresas españolas.

De entrada, este tipo de programas introducen un factor distorsionador en la dinámica de cualquier sistema económico: el empresario puede tener la impresión de que resuelve el apartado “presencia Internet” por unos pocos euros al año, con una web mínimamente decente que le situará en el ciberespacio. Nada más lejos de la realidad.

Hasta el diseñador más parco en necesidades y recursos precisa de unos cientos de euros para sobrevivir. Aspirar a algo decente sin invertir es imposible. Y plantearse tener alguna presencia en la Red sin emplear algunos miles de euros al año es absolutamente irreal. Promocionarse en Internet es realmente barato, pero \”existir\” es algo más que estar: consiste en que te encuentren, en que te vean. Requiere un cierto esfuerzo, traducido en conocimientos y alguna inversión.

Aunque pudiera parecer que tengo cierto malestar (alguno pensará que por no estar entre los que se benefician), me preocupa más la efectividad de la medida y a dónde van a parar los dineros de mis impuestos, quiénes serán los agraciados por esta pedrea, dado que este es el enésimo plan para situarnos en órbita internauta. Aspiro al premio gordo, para todos. Creo que cualquier plan que realmente incida en mejorar el aprovechamiento de las empresas de las nuevas tecnologías beneficiará a toda la economía, nosotros incluidos. El resto ya se ha comprobado una y otra vez para qué sirve.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios