El regreso de los Kin

Si hay un teléfono zombi en el mercado, son los Kin. Lanzados con gran fanfarria este mismo año, detestados por los usuarios pese a (o debido a) una publicidad cool y entorpecidos por un precio excesivo, cayeron en el olvido e hicieron que el consejero delegado de Microsoft, Steve Ballmer, se redujera su prima a la mitad. Y sin embargo, aquí están de nuevo.

La operadora estadounidense Verizon, que hace unos meses empezó a devolver al fabricante los terminales que le quedaban, los ha vuelto a colocar en su catálogo antes de la fiebre de compras navideñas, en un movimiento inesperado cuando hasta el fabricante los daba por jubilados, y no llegaron a pasar dos meses a la venta.

El Kin ONEm y el TWOm reaparecen con una m al final de sus nombres (¿de "milagro", quizá?) y a un precio más razonable, pasando de un mínimo de 50 dólares por el teléfono y 70 mensuales en la cuota, a 39,99 de mínimo en la factura, más un precio desde 19,99 por el ONEm y 49,99 por el TWOm.

Los dispositivos, diseñados en colaboración con Sharp, están dirigidos a jóvenes enganchados a medios sociales, con teclados deslizables y formas redondeadas. Sin embargo, no lograron ganarse a su público a principios de año (vendieron unas 8.800 unidades en total), y está por ver que lo logren ahora sin más innovaciones que una rebaja en el precio.

De hecho, una de sus características se ha reducido, porque el Zune Pass para acceder a los servicios de música de Microsoft se ha rebajado y sólo estará disponible en conexiones WiFi, restando las opciones de streaming en redes 3G.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios