BAQUIA

El spam ahonda la brecha digital

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) afirma que el spam es mucho más preocupante en los países en vías de desarrollo, porque consume recursos que son más escasos y costosos allí que en otras partes del mundo.

Esta plaga provoca enormes gastos en todo el planeta, pero su efecto es más preocupante en los países más pobres, ya que puede contribuir a aumentar la distancia tecnológica que separa a pobres y ricos. Los remedios propuestos incluyen mucha formación, uso de software libre, cooperación internacional y cambios legislativos.

El problema es que los recursos de software y hardware son mucho menos abundantes en esos estados, donde además la formación técnica y el intercambio de conocimientos con otros países suelen ser casi nulos. Por ello, grandes cantidades de correo no deseado llegan a los buzones de los internautas, cuando en los países desarrollados buena parte del spam es eliminado por el proveedor antes de que arribe al destinatario.

La OCDE recomienda que los internautas puedan acceder a un precio más barato a los programas que permiten filtrar el correo, al tiempo que propone a los proveedores que deslocalicen tareas de filtrado en el servidor. Se aconseja incluso externalizar todo el servicio de correo para que sea prestado desde una empresa o país en el que se disponga de los conocimientos técnicos y los programas necesarios.

Asimismo, esta organización consideraría positivo que los países en desarrollo formaran equipos de respuesta rápida en materia de seguridad informática, lo que podría ayudar a determinar el comportamiento de los spammers y combatirlos mejor. Se debe implantar software libre, \”una alternativa a las caras versiones legales de los programas propietarios\”, dice el informe. La OCDE recuerda que existen aplicaciones libres contra el spam, como Spamassassin o ASSP.

La cooperación internacional en este campo también es algo que a juicio de la OCDE debe mejorar. Así, se solicitan acciones a nivel regional en las organizaciones internacionales correspondientes, entre proveedores de servicios de Internet y entre compañías. En lo que se refiere a la legislación, los países en desarrollo deberían mejorar sus normas relativas a los delitos tecnológicos en general.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios