BAQUIA

El spam continúa inundando la Red

El pasado mes de septiembre más del 17% de todos los correos electrónicos que viajaban por Internet eran spam, esto es, mensajes no solicitados, según los datos del proveedor de email británico MessageLabs.

John Harrington, director de marketing para EEUU de MessageLabs, asegura que hace menos de un año las preocupaciones eran virus, virus, virus… Sin embargo, ahora el spam es problema más citado. Su compañía rastreó unos 63 millones de mensajes como parte de sus servicios anti-spam y encontró que uno de cada seis (11 millones) eran correos no solicitados.

En anteriores mediciones sobre la cantidad de basura que acumulan los buzones de sus clientes, MessageLabs encontró que en determinadas empresas el spam alcanzaba el 50% de spam. Según sus datos, sus clientes estadounidenses tienen que bregar con mucho más spam que los británicos.

De los mensajes enviados a través de su servicio, MessageLabs encontró un virus en uno de cada 210. Más de la mitad de los mensajes infectados contenían el Klez.h virus.

MessageLabs aporta los penúltimos datos sobre esta plaga del siglo XXI. Jupiter MMXI calculó que en 2001 los internautas recibieron una media de 571 mensajes no solicitados, cifra que se triplicará en 2006. Más recientemente, el servicio anti-spam Brightmail cifró en el 36% del total de mensajes el spam que circula por la Red, y Cypress Semiconductors afirma que actualmente uno de cada cuatro mensajes se puede tachar de spam, frente a uno de cada 20 hace solo año. La molestia ocasionada por estos mensajes, se puede traducir en dinero: Gartner estima que el spam provoca pérdidas anuales a las empresas en torno a los 13 millones de dólares.

Mientras la legislación trata de abordar con eficacia el problema —en España estamos a la espera de conocer los efectos de la LSSI sobre el spam, que de momento ha provocado una invasión de mensajes de empresas solicitando a los usuarios renovar o confirmar sus peticiones de publicidad—, los internautas buscan soluciones alternativas. Si bien todavía no se han inventado remedios tecnológicos (filtros) suficientemente efectivos, no es extraño que los usuarios abandonen direcciones de correo saturadas de basura y se creen cuentas nuevas poniendo especial cuidado al ofrecer sus datos.

  • Más en News.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios