BAQUIA

El Supremo de EEUU se mete en la guerra del copyright

El Tribunal Supremo de Estados Unidos decidió ayer saltar al ruedo del copyright, y decidirá si el Congreso ha tirado demasiado del lado de los escritores y otros creadores. Su decisión determinará cuando miles de libros, canciones y películas podrán estar disponibles gratuitamente en Internet o en librerías digitales.

Los numerosos grupos críticos con las actuales leyes de propiedad intelectual y protección de los derechos de autor defienden que la justicia debería proteger el derecho publico de las obras, mientras que la administración Bush rechaza tales argumentos porque el material protegido puede utilizarse bajo determinadas circunstancias, por lo que \”los valores que reflejan la Primera Enmienda —entre ellos, la libertad de expresión— están plenamente satisfechos\”. [En esa línea, aunque no tenga que ver con los derechos de autor, sino con una política marcada por los atentados del 11-S, el gabinete Bush ha decidido limitar la difusión de ciertos datos en las informaciones científicas que puedan caer en manos de terroristas, para lo que ha comenzado a retirar documentos de la Red.]

La Constitución autoriza al Congreso a otorgar a autores e inventores derechos exclusivos sobre sus obras por un periodo limitado de tiempo. En 1790 el copyright caducaba a los 14 años, ahora tienen que pasar 70 años desde la muerte del creador (si éste es conocido). La última extensión de los derechos de propiedad —por 20 años— aprobada por el Congreso en 1998, es tachada de inconstitucional por Lawrence Lessig, abogado de las organizaciones contrarias a la Ley (que incluyen empresas especializadas en material que ya no está protegido por copyright). \”Al mismo tiempo que Internet permite a una mayor cantidad de individuos acceder y desarrollar el trabajo creativo sin restricciones, las extensiones a la ley de copyright están cerrando el medio a una amplio corriente de cultura común\”, afirma.

Del otro lado del campo de batalla, el Gobierno afirma que el Congreso fomenta el progreso concediendo a la gente el derecho sobre sus obras y defiende la decisión de extender 20 años la protección de derechos. Con los cambios introducidos en 1998, conocidos como Sonny Bono Copyright Term Extension Act, la legislación estadounidenses sigue la línea de la de la Unión Europea.

El Congreso ha extendido la protección del copyright 11 veces el siglo pasado, según el Mark Lemley, que representa al Internet Archive (que construye sin ánimo de lucro la Internet library). El profesor explica que las copias de antiguos libros, películas y canciones se pierden antes de que puedan ser archivadas: de los 10.027 libros que se editaron en 1930, todos menos 174 están descatalogados. \”Si no fuese por la Ley\”, dice Lemley, \”los archivos digitales podrían hacer que los otros 9.853 estuviesen disponibles para el público\”, afirma. \”Si la ley permanece como está, deberemos seguir esperando, tal vez eternamente, mientras los trabajos desaparecen y las oportunidades se desvanecen\”.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios