BAQUIA

El tránsito del mercado musical

El mundo de la música está en guerra. Por un lado, se encuentran los usuarios y melómanos que, ante las políticas de precios algo abusivas de las grandes compañías, consideran lícito el intercambio de música en la Red. Sí, algunos de ellos compran los CDs que más les han gustado pero, aún así, las caídas en las ventas del sector han sido continuas.

Por el otro lado, tenemos a las compañías de gestión de derechos de autor y a las propias discográficas, que ponen todo su empeño para que se ilegalicen los sistemas de intercambio de archivos y se criminalice esta práctica de cambio de información. Pero, lo que a veces se olvida, es que existe un tercer frente, más implicado que los dos anteriores: los propios músicos. Hay algunos que se han posicionado abiertamente en uno u otro bando pero, aún así, no estamos acostumbrados a escuchar normalmente sus opiniones como creadores.

Por eso es interesante la visión de Cristina García, una cantautora que reconoce estar entre dos vertientes: no apoya a las grandes compañías (tanto por sus políticas contractuales que parecen enterrar los espíritus creativos de los artistas, como por sus precios), pero tampoco ve con buenos ojos el intercambio gratuito de un trabajo artístico. La cantante, que asegura haber optado por el camino de la autoedición, considera que los músicos deben tener una recompensa (y, en el mundo en el que vivimos, debe ser económica) por su trabajo.

Aún así, en su interesante reflexión reconoce el ocaso del modelo musical tal y como lo conocemos actualmente, aunque el futuro cercano parece incierto. La polémica está servida…


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios