BAQUIA

El tratado internacional antipiratería publica por fin un borrador

El Acuerdo Comercial Anti Falsificación es un documento en el que llevan meses trabajando representantes de la industria del entretenimiento y de varios estados, envueltos en un secretismo que se ha ganado incluso una reprimenda del Parlamento Europeo.

Hace unas semanas, un borrador del texto se filtró a Pirate Bay, y quizá asumiendo que ya no había nada que hacer, se ha publicado por fin una versión oficial del Acuerdo, aún por terminar.

Después de revisarlo, hay reacciones diversas, con las alabanzas de los estudios de cine, críticas de la industria tecnológica estadounidense porque complica su exportación, satisfacción entre discográficas independientes y absoluta indignación en grupos de defensa de las libertades civiles en Internet.

La presión social ha hecho que el Acuerdo abandone la cláusula conocida como de \”los tres avisos\”, que contempla cortar Internet a los usuarios que reincidan en la descarga de archivos protegidos por derechos de autor, algo contemplado por las legislaciones francesa y británica, y que un juez irlandés consideró aceptable esta semana.

Sí se mantiene en el ACTA -y es quizá uno de los aspectos más polémicos- la idea de convertir en un delito saltarse los DRM (siglas en inglés de sistemas de \”Gestión de Derechos Digitales\”), que impiden reproducir un archivo de una marca en un dispositivo de otra, o copiar un videojuego.

Ahora llega el momento de organizaciones de consumidores, asociaciones de internautas y productores de contenido de contribuir a unas negociaciones que ya están a la vista del público, donde deberían haber estado desde el principio. Y llega justo a tiempo para el debate sobre la neutralidad de la Red que la comisaria europea de Agenda Digital, Neelie Kroes, prometió para el verano.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios