BAQUIA

El Web 2.0 ha muerto

No, no es mi opinión. Bueno, igual lo es, pero no lo digo porque yo piense así. Últimamente he asistido a muchos eventos por aquí por el Silicon Valley que así lo demuestran. Sí, todavía mucha gente lo usa. Joder, hoy mismo sin ir más lejos estaba en un evento y charlando con un desconocido, me pregunta \”¿Es AR Networks una empresa Web 2.0?\”. La respuesta era bien sencilla: \”Pues no sé, tío. ¿Por qué no te digo lo que hacemos y sacas tú tus conclusiones?\”. En fín, que yo, al igual que el resto, si alguien me saca el término de esa forma tan gratuíta, ya he perdido la mitad de interés en continuar la conversación.

Y es que el uso del término en general es ya más un síntoma de idiotez que de otra cosa. Es difícil que alguien medianamente inteligente lo nombre sin que se le atragante un poco o suelte un chiste sobre el asunto. Los blogueros influyentes lo ridiculizan incluso aunque sea su pan de cada día. Si le preguntas en privado (o a veces incluso en público) a gente como Mike Arrington, Guy Kawasaki, Matt Marshall (a quien conocí hoy en persona, por cierto) o Richard MacManus, son el vivo ejemplo del \”se me atraganta\” o \”hagamos un chiste porque me río por no llorar\”. Y no es que esa gente \”sepa\” más que tú o yo, pero no deja de ser un testimonio.

Es así. ¿Que no gusta? Lo siento, pero ese era el futuro del término. ¿Significa eso que la idiosincracia del tipo de servicios generalmente relacionados con ese término ha muerto? ¿Colaboración, plataformas basadas en web, contenido generado por personas, conversación y todo eso ha muerto? No. Lo que ha muerto es el término en sí. Requiescat In Pace. Descanse en Paz. Arrivederchi. > /dev/null

Aquí en los EEUU insisto que no va a desaparecer de nuestra vista por completo, no… Sigue siendo un término que representa algo, aunque nadie coincida plenamente en qué -pero no como antes. Ahora, cuando llega el momento de la verdad, el consenso casi unánime es \”mejor no usarlo\”.

En España y en nuestra cultura hispana en general sin embargo se seguirá usando. No como se usa ya hoy en los EEUU, donde insisto, es generalmente sinónimo DE borreguismo, sino con entusiasmo y alegría. Gente como Jose Antonio del Moral -un tipo que, al contrario de lo que pueda parecer, me parece majo- seguirán colocandole el 2.0 a todo lo que encuentran. Ya han despachado Periodismo 2.0, Política 2.0, Empresa 2.0, etc., y es de suponer que algún día nos encontremos con Fontanería 2.0 o Gastronomía 2.0. Jose, en España puedes decir que sois una empresa 2.0, da igual, pero acepta este consejo: no le digas eso a alguien medianamente entendido en el mundo anglosajón porque no te estarás haciendo ningún favor, sino todo lo contrario.

La única defensa plausible en el uso del término (la que te dará gente como eDans y sus discípulos) es la del \”si con el término yo entiendo de lo que se habla, déjalo término tranquilo, que cumple su papel\”. Ahora, si de algo nos sirve mirar a la tierra donde se inventó, la cosa es que el término por aquí ya no sólo da a entender cosas como blogs, wikis o RSS, sino también cosas como \”empresas sin visión de negocio\”, \”juguetitos con mayor o menor uso\” (casi todo de lo segundo salvo excepciones), \”servicios que no resuelven problemas\”, \”complementos pero no plataformas\”, \”necesitamos Adsense para vivir\”, y\” nuestra única salida es que nos compre Google o Yahoo\” (lo cual está muy bien como ilusión mientras Google y Yahoo sigan comprando empresitas de este tipo, pero cuando dejen de hacerlo, ¿qué?), y en resumidas cuentas, emprendimientos sin futuro. Por mucho futuro que uno le vea a los wikis o a cosas del estilo.

Es lo que veo, y si antes andaba cansado de ver a la gente pintarlo como algo \”in\”, la verdad es que últimamente hasta cansa ver cómo ahora lo dibujan como algo completamente \”out\”. Pues por si sirve, ahí lo dejo. Que cada cual saque sus conclusiones.

Post original


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios