BAQUIA

EMI implantará una nueva tecnología para impedir el pirateo de música

Mientras las discográficas incumplen los plazos establecidos para el lanzamiento de sus plataformas musicales de pago online, se están equipando tecnológicamente para evitar la copia y distribución gratuita de canciones a través de la Red. La última en dar a conocer su proyecto ha sido EMI, que ha elegido a BayView Systems como compañero en este complejo viaje.

La discográfica se distancia de sus competidoras, que utilizan medidas como el cifrado de canciones y la implantación de marcas de agua en los discos para defenderse de las copias piratas. La tecnología que empleará EMI es bien diferente, ya que divide los archivos musicales en dos partes. La principal recibe el nombre Flexible File y se almacena en el disco duro del PC. La otra mitad, de menor tamaño, se ha bautizado como Secure Stream y se guarda en un servidor protegido con una clave personal. De esta forma, aquellos usuarios que dispongan del contraseña escucharán la canción sólo en streaming, pero la calidad dejará mucho que desear.

Si lo que se pretende es escuchar la canción o el disco completo con un sonido que responda a los estándares habituales, se deberá acceder a la base de datos y tener el CD guardado en el disco duro. De esta forma, no se impide que la canción circule por la Red (principal reivindicación de los aficionados a la descarga gratuita en Internet) y sirve de anzuelo para que los usuarios compren el disco.

Con esta iniciativa EMI pretende liquidar el pirateo de canciones en la Red y, por ende, que se respeten los tan (últimamente) traidos derechos de autor. Según la discográfica, al no disponer el usuario de una copia completa de la música que escucha no atenta contra la legalidad vigente. La prueba piloto se realizará el próximo lunes con el nuevo single del cantante de country Garth Brooks.

Este no es el primer movimiento que realiza EMI con la intención de acabar con los piratas de la Red. La compañía compró el pasado mes de junio una parte de la firma Roxio para que ésta desarrollara un nuevo programa que impidiera la copia de canciones en grabadoras de CDs caseras sin el permiso previo de la discográfica.