BAQUIA

EMI lanzará su propia plataforma de música online

La tercera mayor discográfica del mundo, EMI, ha demostrado con el transcurso de los meses que es la única compañía del sector que ha entendido de forma clara la nueva situación surgida tras la llegada de Internet. En vez de optar por meterse en farragosos juicios contra los programas de intercambio de ficheros de música y audio (Napster y FastTrack, fundamentalmente), ha preferido aportar su grano de arena y lanzar su servicio de suscripción de música online coherente.

A diferencia de MucNet o PressPaly, las dos plataformas lanzadas por las cinco mayores discográficas del mundo (entre las que también se encuentra, contradictoriamente, EMI), la nueva apuesta de la compañía que edita los discos de artistas como Radiohead sobresale por su lógica. Mientras que con MusicNet y PressPlay los usuarios podrán bajarse un número limitado de canciones que desaparecen del disco duro después de unas semanas y que no pueden ser copiadas en un CD, el proyecto de EMI guarda algunas diferencias. Por ejemplo, que se pueden bajar tantas canciones como se deseen y, además, copiarlas en un CD. Otra de las novedades es que el usuario podrá transferir sus canciones a otro internauta, al estilo de programas como Napster o Kazaa.

De la mano de EMI irá en este proyecto Liquid Audio, que dotará de la tecnología adecuada para que el servicio pueda manejarse sin demasiados problemas desde principios de 2002. Tan sólo existe un problema inicial, típico de cualquier producto que se encuentra en pañales: la oferta inicial de canciones está restringida al archivo de música religiosa de EMI. Esto permitirá descargar temas de artistas como Steven Curtis Chapman, dc Talk y Tri-City Singers. No obstante, con el paso del tiempo está previsto incorporar al servicio su catálogo de jazz, música clásica y electrónica.

Gerry Kearby, presidente de Liquid Audio, reconoció que, por primera vez, se laza una plataforma con la que se podrá revivir la experiencia que varios millones de usuarios encontraron en Napster, aunque esta vez \”de forma legal\”.