BAQUIA

En Australia los PCs infectados no navegarán sin antivirus

Hace tiempo que en Australia tiene lugar un encendido debate relacionado con Internet, las libertades individuales y la regulación de éstas por parte de las autoridades. Y parece que la legislación se encamina inevitablemente hacia una política de impuesto paternalismo .

La idea del gobierno es establecer un gran filtro que impida acceder desde cualquier lugar del país a páginas que incluyan contenidos considerados no apropiados, una idea que deberá contar con la colaboración de los ISPs locales. A esta propuesta se une la de impedir que los usuarios que tengan un PC infectado con malware se conecten a la Red, para evitar así que propaguen el virus e infecten a otros usuarios.

También los ISPs se encargarían de desconectar sus máquinas e incluirlos en una especie de programa educativo, donde no volverían a tener acceso a Internet hasta que sus ordenadores estén limpios como patenas.

Después de un año deliberando estas cuestiones, acaba de llegar al Parlamento australiano un informe de 260 páginas que recoge las principales recomendaciones para luchar a escala nacional contra los ciber delitos.

El informe asegura que en la última década el cibercrimen ha pasado de ser una pequeña molestia originada por hackers a una industria organizada internacionalmente que obtiene enromes beneficios a costa de un grave daño a sus víctimas.

Sólo en Australia, asegura el informe, el cibercrimen genera a las empresas unas pérdidas anuales de 650 millones de dólares. Es por eso que los políticos parecen haber llegado a la conclusión de que si los usuarios y las empresas no son capaces de protegerse, alguien lo tiene que hacer en su lugar.

De esta forma, entre las más de 30 recomendaciones propuestas (que en breve podrían ser leyes) se encuentran la creación de una línea de ayuda 24/7, la posibilidad de sanciones a las empresas que fabriquen software con fallos de seguridad o un código de buenas prácticas que defina las responsabilidades de los ISPs y sus clientes.

En este punto es donde se especifican las obligaciones de usuarios y proveedores para mantener limpia la Red: si hay una infección, el ISP deberá asesorarle y poner en marcha el programa de “acceso gradualmente restringido”, para llegar en último extremo a la desconexión. Antes de reactivar la conexión, el usuario tendrá que tener un antivirus actualizado y un firewall conectado.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios