BAQUIA

En defensa de Bertelsmann

Desde la Asociación que presido, Commerce Net Español, nos preocupa que, precisamente en el momento más profundo de la falta de credibilidad del sector de Internet en los medios económicos, cuando el péndulo de la euforia excesiva se ha trasladado al extremo opuesto y está de moda hablar de los fracasos en serie de las puntocom, se vean más los aspectos negativos que los positivos —y hay muchos en mi opinión— en esta alianza.

En el descubrimiento de América, lo importante fue el Nuevo Continente y no Cristóbal Colón; en este caso, lo trascendental es la revolución que supone la distribución de ficheros de computadora en computador y no Napster (el Cristobal Colón que lo popularizó}.

A mi modo de ver, la historia ha reconocido a Cristóbal Colón su descubrimiento, Naspter es el inventor de un nuevo mundo de distribución que agrede a los modelos de negocio clásicos y, muy en especial, al de la distribución de productos digitales. La prueba ha sido el clamor y las batallas legales que ha suscitado.

Creo que a todos nos vendría bien un repaso a lo que, también para mí, es hoy el paradigma de Internet, the cluetrain manifesto. Sus autores ridiculizan la mayor parte de las fórmulas clásicas de gestión empresarial tradicional y defienden la postura de que en Internet hay que saber iniciar conversaciones entre todos. La empresa debe participar en ellas.

Bertelsmann se ha hecho de golpe con 38 millones de internautas con los que iniciar esas conversaciones. El que eso haya traído como consecuencia que la cúpula directiva de la empresa en su rama musical haya presentado la dimisión significa, en mi opinión, que aquellos que sólo buscan la confrontación y la querella se han visto desbordados por el CEO de la empresa, Thomas Middelhoff, que quiere iniciar las conversaciones con esos millones de usuarios y generar un nuevo modelo de negocio razonable.

Si por otra parte estudiamos las cifras de venta de música y su crecimiento desde la aparición del fenómeno Napster veremos que, como ha pasado con el software, la mayoría de los \’piratas\’ terminan utilizando productos de marca que compran por su soporte técnico o calidad de reproducción.

Bertelsmann, una empresa clásica, ha sabido, por encima incluso de sus responsables de área, imponer un criterio de futuro que abra la negociación con los millones de usuarios de NAPSTER.

Bertelsmann y Napster deberán jugar un papel muy positivo en la historia del cambio a la Sociedad del Siglo XXI. Debiera admirarnos el poco tiempo que ha tardado una empresa tradicional en comprender el mensaje de la Red e iniciar una conversación con sus mejores clientes a pesar de tener a todo su sector en contra.

Sólo me queda esperar que sea un ejemplo que se repita en otros sectores y que sirva para movilizar a las grandes empresas hacia los nuevos modelos de negocio y a hablar con sus clientes online. La gran fuerza de la Red está en las conversaciones que se inicien entre todos los internautas, y la empresa que lo entienda será la que prosperará.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios