En Japón, el streaming ayuda a las ventas de DVD

Las películas y series de animación son uno de los productos culturales japoneses más populares dentro y fuera del país. Y en un lugar tan tecnificado como Japón, esto implica un número respetable de vídeos disponibles en streaming o en redes de intercambio de archivos.

Pero según un estudio realizado en la Universidad de Tokio, la disponibilidad de estos vídeos gratis en la Red no sólo no perjudica las ventas, sino que las aumenta. Lo que implica que toda la estrategia de los grandes estudios de cine y televisión anda un poco desencaminada.

El profesor de económicas Tatsuo Tanaka, de la Universidad de Keio, utilizó como referencia los vídeos en YouTube y las descargas con el programa Winny, muy popular en Japón, de 111 series de anime (es decir, de animación). De esas, 105 estaban en Winny y 58 en YouTube.

Según los hallazgos de Tanaka, un aumento del 1 por ciento en las visitas a un título en YouTube implicaba un aumento del 0,25 por ciento en las ventas en DVD, especialmente en programas antiguos que ya no se emitían por televisión, y que la gente seguía comprando después de verlos en la Red. La cifra de crecimiento no es precisamente gigantesca, pero tampoco es la hecatombre de ventas que suelen predecir las productoras y distribuidoras.

En cuanto a las descargas en Winny, un aumento del 1 por ciento en las descargas implicaba una reducción algo mayor (del 1,11 por ciento) en los alquileres de DVD, y un aumento del 0,06 por ciento en las ventas, valor que por ser demasiado bajo se consideró "inconcluyente" desde el punto de vista estadístico, pero al menos desmiente la idea de que las descargas de los vídeos estuvieran reduciendo las ventas.

El profesor recomienda en sus conclusiones que las productoras exploren la opción de ofrecer vídeos en streaming, de forma similar a la de YouTube para fomentar las ventas de DVD, y que intenten actuar por cuenta propia en lugar de convertirse en un "cártel".

No es la primera vez que se ponen en duda las cifras de pérdidas que esgrime la industria del entretenimiento para justificar su presión, que desemboca en leyes como la Sinde española, la Hadopi francesa o el tratado internacional ACTA, tres ejemplos de textos polémicos y que han despertado la preocupación de internautas y defensores de los derechos digitales.

Los resultados del estudio japonés no sólo desautorizan las reclamaciones de la industria sobre negocio perdido. También indican que cuando una compañía insiste en retirar su contenido de la Red, por ejemplo de YouTube, es precisamente esa decisión la que termina en negocios perdidos.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios