BAQUIA

En la Cumbre de Sevilla también se hablará de Internet

En la próxima Cumbre Europea que se celebrará en Sevilla, los mandatarios de los quince países integrantes de la Unión Europea dedicarán parte de su tiempo a la Red. Pese al esfuerzo, en unos casos más evidente que en otros, de los países europeos por impulsar la Sociedad de la Información, lo cierto es que la media europea sigue bastante por debajo de la estadounidense (una media que España no ha contribuido precisamente a mejorar). Por poner un ejemplo, la penetración del ADSL en Europa ronda el 6%, cuatro puntos porcentuales menos que en Estados Unidos. En el caso del ADSL, España ocupa los últimos puestos dentro de Europa y además el precio de este servicio es de los más altos.

Precisamente por eso Erkki Liikanen, responsable de Sociedad de la Información, ha hecho caso a las peticiones formuladas en la Cumbre de Barcelona del pasado mes de marzo y presentará en Sevilla un nuevo programa, llamado e-Europa 2005, que pretende impulsar el uso y disfrute de la Red entre los europeos y que sustituirá al existente desde hace dos años.

Entre los logros que este nuevo programa pretende alcanzar, destaca el que las administraciones públicas y los sistemas educativos y sanitarios de cada país integrante de la UE dispongan de servicios online, y que las empresas se adentren de manera mayoritaria en las telecomunicaciones.

Para conseguir sus objetivos, la Unión Europea pretende, entre otras cosas, promover una banda ancha de calidad a un precio asequible, subvencionar hasta un 30% los programas de redes transeuropeas (ahora ronda el 10%) y destinar casi 7.000 millones de euros a promover Internet (también de banda ancha) en las zonas deprimidas hasta 2006. Además, el VI Programa Marco de Investigación destinará 3.625 millones de euros a cofinanciar proyectos que animen el lánguido comercio electrónico europeo.

El sector tecnológico (informática y telecomunicaciones) actualmente genera unos 2.000 millones de euros anuales y proporciona trabajo a unos dos millones de europeos. Además, se calcula que aún hay un déficit de unos 1,6 millones de trabajadores especializados pese a la crisis y los despidos. Sin duda, buenas razones para poner de una vez por todas toda la carne en el asador a la hora de estimular a la Internet europea.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios