BAQUIA

En la web, todos somos invitados

Si alguien viene de visita a nuestra casa, aplicaremos con él una serie de normas dictadas por la urbanidad y la buena educación. A nadie se le ocurre decirle a un invitado que se siente en el suelo, que tome el café bebiendo a morro de la cafetera o que utilice su propia chaqueta como toalla para secarse las manos. Pues el mismo cuento tenemos que aplicarnos para los visitantes de nuestra página web, que a menudo sufren un maltrato que puede hacer que su primera visita sea también la última. Tener en cuenta algunas normas básicas en el diseño y construcción de la página puede ahorrarnos muchas espantadas.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios