BAQUIA

Enemigo público número uno

El enemigo público número uno no tiene nada que ver con redes terroristas ni con delincuentes altamente peligrosos. Ahora, Internet se ha convertido en el verdadero mal para muchos. Cada día no dejan de llegar comentarios de personalidades contra la Red, que ven este medio como un sitio hostil, en el que se pueden cometer multitud de delitos y donde prácticamente nadie parece tener el control (aunque, realmente, se exagera mucho más de lo que realmente es).

El último en apuntarse a esta nueva moda acusatoria con la Web es el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, que ha manifestado que en la Red proliferan las páginas hostiles hacia su país y que se necesita urgentemente una ley global que ponga fin a la “anarquía” que se vive en Internet (o que censure contenidos, según desde qué punto se mire).

“Ha llegado la hora de detener la anarquía en Internet” ha asegurado el presidente. “No podemos permitir que este avance tecnológico se convierta en un lugar para almacenar información basura”.

Sin embargo, el presidente no es el único en demonizar la Red. También el conocido cantante Elton John ha asegurado que la industria de la música está atravesando una grave crisis debido a Internet y al mal uso que los usuarios hacen del sistema. De hecho ha propuesto que se clausure la Red durante cinco años para que los artistas puedan recuperarse de esta situación, y que la gente deje de leer blogs.

Sus declaraciones son consecuencia directa de las bajas ventas de su último CD, del que apenas se han vendido cien mil copias. Por eso, el músico está resentido contra la Red, única culpable de este hecho (según su opinión).

Otros que tampoco parecen estar muy satisfechos con el desarrollo de la Red son los rockeros AC-DC. La banda se ha resistido a publicar sus canciones en Internet, para “obligar” a que sus fans compraran su música de la forma habitual. Sin embargo, al final han tenido que dar su brazo a torcer, aunque han puesto a disposición de los usuarios toda su discografía a través de la tienda online de Verizon, y no en iTunes. Los motivos no se han esclarecido, aunque parece que la piratería tiene algo que ver, ya que aquellos que quieran hacerse con alguna canción del grupo tendrán que comprar un disco completo (ya que la descarga de temas sueltos no es posible), pagar más que en una tienda habitual y descargarse ficheros con DRM.

Otro que está en pie de guerra es Eminem, que ha demandado a la tienda de Apple por vender sus canciones sin el permiso de su compañía Eight Mile Style y su empresa de management Martin Affiliated.

Quizá aún todos ellos no sepan que parece que el futuro de la música pasará por aprovechar todas las ventajas que ofrece Internet.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios