BAQUIA

Enganchados al móvil

Año 2001, planeta Tierra. Más de 6.000 millones de habitantes. El dato: 700 millones de personas tienen móvil. ¿Increíble verdad? Increíble pero cierto. La trayectoria de la telefonía móvil es una de las más raudas de la Historia del Tiempo Presente. En poco más de tres años el número de móviles en todo el mundo ha crecido de modo espectacular.

De símbolo de elitismo desmedido a complemento personal imprescindible. De paradigma de lo hortera a insustituible necesidad. De tótem de lo innecesario a segundo aliento de los adolescentes. ¿Adicción o simplemente abuso? ¿Comodidad o esclavitud?

El catálogo de ostentaciones, patologías y adjetivos atribuible hoy en día al uso, tenencia o mero disfrute de un teléfono móvil, hace que casi un 12% de la población mundial tenga algo que ver con este nuevo juguete de la caprichosa tecnología.

Al rico teléfono: algunos datos enormes

Un estudio de EMC cifra en 700 millones el número de clientes de telefonía móvil en todo el mundo a finales de 2000, cifra que se incrementará este año en unos 185 millones, o sea, que a finales de 2001 habrá un total de 875 millones de usuarios circulando por el planeta. Una vez más los reyes son los estadounidenses, que baten el récord de número de usuarios de móviles registrados con el nada desdeñable número de 100 millones de unidades.

Japón ha cerrado el año 2000 con un 20% más de móviles en su haber (aunque en total sólo suman 58 millones de terminales, cuenta con un coeficiente de penetración mayor que el estadounidense). Y además navegan por Internet a través de I-mode. Del total de usuarios registrados a finales de diciembre, prácticamente la mitad, unos 27 millones, dispone de celulares con conexión a Internet.

Los británicos no se quedan atrás. En Navidad todos los pronósticos han sido superados. En el Reino Unido se han vendido casi 6 millones de móviles durante la temporada navideña, lo que ha elevado la tasa de penetración de la telefonía celular a dos tercios de la población del país. Según datos recientes, ahora hay más de 40 millones de usuarios registrados, es decir, el 67% de la población.

Aunque según el gerente de One2One, el cuarto operador de telefonía de la zona, Harris Jones, \”la verdadera penetración está en torno al 60%, ya que algunos clientes tienen varios terminales o líneas; además muchos de los teléfonos comprados en esta última temporada de Navidad, han sido para niños, que no gastarán lo suficiente para compensar la inversión de las operadoras en el subsidio de los aparatos\”. Sin palabras.

España: a pesar de todo, colgados

Un simple ejercicio. Imaginen una escena de una película de cine mudo. La pantalla muestra una calle, un bar, un supermercado o cualquier otra imagen de la vida cotidiana. Varios protagonistas que de pronto se vuelven, se retuercen, buscan ávidos en sus bolsillos o hacen un gesto rápido similar al desenfundar de pistolas en los duelos del lejano Oeste. Tras ello, sólo uno, el vencedor, se lleva la mano a la oreja.

Ahora pongan sonido a la película. Un simple timbre, alarma o una de las infinitas músicas con las que se puede programar el timbre de un celular ha sonado en la imagen descrita. Y basta que suene esta musiquilla, para que todo el mundo se preste raudo a contestar la llamada, como si de una coreografía no convenida, pero conocida por todos se tratase. Sin sonido parecería una escena cómica o absurda. Con sonido: lo es. Bromas aparte, España no escapa a este fenómeno, que ya es mucho más que una moda.

El número de usuarios de teléfonos móviles en España es de 24 millones en el año 2000, cifra que ha experimentado un crecimiento del 63% respecto a 1999. Lejos quedan los tiempos en los que muchos reían escépticos cuando Airtel, la primera operadora de telefonía móvil ajena al ex monopolio Telefónica, se instalaba en España y pagaba multimillonarias cifras por una licencia, anclados en la rotunda creencia de que nunca los españoles usarían un móvil, y menos aún de modo masivo.

Pues ya se sabe, el que no apuesta, ni gana ni pierde. De futurólogos está el espectro radioeléctrico lleno, pero a los que predecían el fracaso de la telefonía móvil en España, mejor no arrendarles la ganancia. Los españoles han comprado 17 millones de móviles en el 2000, y aunque resulta cierto que el mercado empieza a estar saturado, pingües beneficios habrán devengado dichas ventas.

Mensajes SMS o el reino de los adolescentes

Y de los no tan adolescentes. En cualquier lugar puede verse a una persona que pulsa sin parar botones de un aparato que tiene en la mano. No hay duda: envía un SMS (Short Message Service o Servicio de Mensajes Cortos) desde un teléfono celular.

Los mensajes cortos han demostrado que tienen un virreinato que demanda su propio público dentro del universo de los celulares. Los adolescentes son sus principales adeptos debido a su reducido precio, en relación a las llamadas. Y es que estos mensajes cortos son el sustituto del beeper. Muy útiles para quedar en cualquier parte, encontrarse o comunicar cualquier recado de modo efectivo, destacan además por haber creado un nuevo modo de comunicación entre los más jóvenes.

Pero no sólo de ellos es el reino de los SMS. También se pueden ver caras de cualquier edad iluminadas por la sorpresa, la sonrisa, la ansiedad o el júbilo ante un nuevo SMS que aterriza en el buzón móvil. Incluso hay una nueva generación en todo el mundo de poetas del SMS, y muchos usuarios demandan a los fabricantes de móviles que añadan memoria a sus terminales para poder guardar sus mensajes cortos favoritos. Todo un fenómeno.

Todo lo que sube baja…

¿O no? Habrá que verlo. Una cosa está clara; aunque las principales marcas de fabricantes de móviles digan que bajan las ventas, la necesidad de comunicación a través de celulares ya ha sido creada entre tantos millones de usuarios de teléfonos móviles. Motorola, el segundo fabricante mundial de teléfonos móviles, ha advertido que sus ventas serán más débiles en 2001, y pronosticó un panorama menos cálido en la industria de teléfonos celulares para este periodo, durante el cual había previsto vender entre 525 y 575 millones de unidades en todo el mundo.

Ni el primer fabricante de celulares del mundo, la empresa finlandensa Nokia, que auguraba un incremento constante de sus ventas, ni otro de sus principales competidores, Ericsson, de momento han hecho previsiones para 2001. El rumor de que Nokia no alcanzaría los objetivos previstos para 2000, hizo que sus acciones bajaran durante los últimos días, y se ha llegado a escuchar el ralentí de sus motores de las ventas en el sector.

Probablemente a muchas de las personas que hoy son usuarios de móviles, les cueste bastante trabajo pasar sin él. Y eso a pesar de andan muy cerca, todavía está por demostrar de modo fehaciente si el uso de teléfonos móviles no tendrá efectos nocivos para la salud, tales como el cáncer de cerebro u otros males de similar naturaleza, como el cáncer ocular. Como suele ocurrir, la doctrina se divide entre los que denuncian que es así y los que aseveran que nada se ha demostrado aún. Una vez más, para comprobar si desgraciadamente estos efectos son ciertos, tan sólo podremos recurrir, por ahora, a ese testigo implacable que es el paso del tiempo. Y esperar que efectivamente el uso del móvil no influya en el cerebro de las personas, pues si no, puede ser una de las principales plagas del milenio.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios