BAQUIA

Entonemos un réquiem por Sega Dreamcast

Dreamcast, la pionera entre las consolas de 128 bits que debía ser la tabla de salvación de Sega, se ha convertido en todo lo contrario: un lastre que la compañía se ha visto obligada a soltar. La empresa de videojuegos necesitaba que Dreamcast fuera un éxito indiscutible, pero ha sido justo lo contrario: ha generado una insostenibles pérdidas extraordinarias de 689 millones de dólares. Sólo la inyección de 730 millones de Isao Okawa, el CEO de la empresa, ha rescatado a la empresa de los números rojos.

Ya llevábamos un buen puñado de días oyendo hablar de que Sega iba a dejar de fabricar esta consola, los analistas lo aconsejaban, se escapaban rumores de dentro de la empresa que apuntaban en esta dirección, al mismo tiempo que Sega empezaba a buscar otras vías de hacer negocio. Pero la compañía japonesa continuaba evadiéndose, mareando la perdiz y afirmando que aún no estaba decidido un asesinato que todos daban por hecho. Pues ya es una realidad confirmada desde Japón, Sega dejará de fabricar la consola de la espiral azul, abaratará el precio (99 dólares, pero de momento sólo en Estados Unidos) para deshacerse de las ya existentes y se dedicará a desarrollar software para sus competidores. Los analistas han aplaudido la decisión, las acciones de la compañía llevan subiendo un 60% desde que se extendió el rumor de que la sangría que es la Dreamcast iba a dejar de fabricarse.

Entonemos un merecido réquiem en honor a Dreamcast, igual que en su momento lo hicimos por la Sega Saturn.

  • En ZDNN


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios