Entrevista a Enrique Bertrand, Director de Tecnología de Software AG España

Bertrand4_may09.JPG

Entrevistamos a Enrique Bertrand, Director de Tecnología de Software AG España para que nos de su visión sobre la situación del cloud y el Big Data en el sector empresarial español. Esto fue lo que nos contó:

¿Qué  avances trae consigo la era tecnológica que estamos viviendo?

R- Desde el punto de vista empresarial,  es evidente que las capacidades de interconexión, acceso a la información y movilidad  de las que disfrutamos ahora mismo han cambiado definitivamente la forma en la que las organizaciones hacen negocio y operan, y las reglas del juego en sus relaciones con clientes (ciudadanos en el caso de las administraciones públicas), proveedores, socios o empleados. El modelo de empresa digital, la empresa que opera asumiendo plenamente este nuevo escenario de extrema digitalización, ya no es una opción, sino un imperativo que marcará la transformación de las compañías en los próximos años.

¿Qué factores están empujando a las empresas a realizar un cambio y adaptar el Cloud y el Big Data en su modelo?

R- Son dos aspectos diferentes. En el caso del Big Data, el motor es el valor potencial de negocio que se esconde en la avalancha y variedad de datos que maneja una empresa en un momento dado; avalancha creciente, derivada de la máxima interconexión con clientes y proveedores, la digitalización de los procesos y la explosión de sensores inteligentes. Desde el punto de vista tecnológico la pregunta es cómo aflorar ese valor potencial y convertirlo en beneficios tangibles.

En el caso de la Cloud hablamos de una forma de despliegue de infraestructuras, plataformas o servicios TI mucho más elástica y adaptable a circunstancias de negocio cambiantes que el modelo tradicional. El motor aquí es la flexibilidad que ofrece a las compañías en la planificación de su escenario TI.  En todo caso, y en el ámbito en el que nosotros nos movemos (mediana y gran empresa), los modelos tienden a ser híbridos, combinando la Cloud con infraestructuras “on premise”, de forma que puedan combinarse las ventajas de ambos mundos.

¿Cómo se está adaptando Software AG a este cambio?

R- En varios planos. En primer lugar, ofrecemos nuestra suite de productos en modo PaaS a través de Software AG Live, explotando las posibilidades que ofrece este entorno: planificación TI (Alfabet) y mejora y automatización de procesos (Aris, webMethods). Por ejemplo, en el caso de Aris, que es nuestra plataforma para modelar y mejorar los procesos, la Cloud facilita enormemente el despliegue de un entorno colaborativo entre distintos grupos dispersos,  y el trabajo conjunto entre las áreas de negocio y de TI con perfiles muy diversos. Lo mismo se puede decir de Alfabet. En el terreno de la automatización de procesos, con webMethods, jugamos en todos los escenarios: procesos que combinan servicios propios y en la Cloud, despliegues híbridos para explotar la Cloud temporalmente y hacer frente a picos de actividad; o automatización de procesos con alta participación humana desplegados enteramente Cloud.

En segundo lugar y desde el punto de vista del Big Data, que es un territorio en ebullición con múltiples ofertas bajo perspectivas y alcances muy diversos, nuestro foco está en la toma de decisiones en tiempo real sobre grandes volúmenes de datos: hablamos de “Big & Fast Data”. Tenemos una plataforma de Intelligent Business Operation (IBO, Inteligencia de Negocio Operacional) que tiene capacidad para capturar un gran volumen de eventos, almacenarlos en memoria, detectar correlaciones y patrones de entre ellos y generar una respuesta adecuada (una alerta, un proceso) en el menor tiempo posible. Es una solución que utilizan nuestro clientes en ámbitos que van desde la detección del fraude y el  control de riesgos hasta las ofertas y promociones comerciales personalizadas.

¿Por qué es importante digitalizar los datos de una empresa? ¿Qué ventajas ofrece el Cloud y el Big Data?

R- Digitalizar los datos es el primer escalón en el camino hacia la digitalización de la empresa como tal. En nuestro mercado la palabra “digitalizar” suele asociarse espontáneamente  a la captura de información desde soportes tradicionales (fundamentalmente, papel) y su conversión cuasi-automática en formatos digitales. Pero en el nuevo escenario (web, dispositivos digitales, sensores, etc.) los datos ya están digitalizados en su origen y de lo que se trata, en primera instancia, es de acelerar y automatizar su proceso de principio a fin, eliminando la entrada manual de información y la gestión de excepciones de forma incontrolada; y en segunda instancia, a partir de la experiencia acumulada, incorporar inteligencia al proceso de forma que el sistema empiece a funcionar de forma proactiva, anticipándose a los posibles incidentes, excepciones o cambios de situación. Este es parte del camino cuando hablamos de convertir a una empresa en digital.

¿Qué papel juegan el BigData y la Cloud en esta trasformación? El de aceleradores del cambio al abrir nuevas opciones, desde el despliegue de capacidades a la gestión de datos, que hacen más escalable y flexible la solución. También pueden reducir significativamente las barreras de entrada de este tipo de tecnologías en una organización.

¿Qué clientes son los más reticentes a realizar cambios en su modelo empresarial? ¿Cuáles son los motivos para este rechazo?

R- Hay varios factores para el rechazo. Algunos son de tipo general, y bien conocidos, como la inercia que toda empresa con éxito, en un mercado y tiempo determinados, desarrolla frente al cambio. La empresa digital supone, en mayor o menor grado, una transformación disruptiva y sobre fronteras no tan claramente definidas como en la empresa convencional: no es inmediato asumir una mecánica de trabajo en la que el cambio es uno de los ingredientes básicos. Incluso el estadio desde el que arranca este movimiento, la gestión por procesos y su subsiguiente automatización, está pendiente de ser una realidad en una proporción no desdeñable de empresas.

Y hay factores más específicos del ámbito TI y que tienen que ver con la percepción de su papel por parte de la dirección. Un área TI contemplada como un puro soporte y registro “mecánico” de las transacciones del negocio no está en las mejores condiciones de apoyar la innovación en la gestión empresarial. Innovar en procesos y pasar de procesos automatizados a enteramente digitales supone un esfuerzo que solo una TI preparada y considerada por la dirección como motor de cambio puede abordar. 

¿Cuál es vuestra apuesta en I+D?

R- No hay empresa tecnológica que pueda crecer de forma sostenible sin una inversión constante en este terreno: el desarrollo y mejora continua de la cartera de productos es una prioridad permanente en nuestra estrategia. En Software AG el departamento de I+D lo forman casi 1.000 personas y supone alrededor de un 15% de los ingresos por productos en todas las líneas de actividad. Además somos  parte activa de un conglomerado de empresas tecnológicas en lo que se ha dado en llamar el “Silicon Valley” europeo.

Nuestra  inversión en I+D busca un balance razonable entre las necesidades expresadas por nuestros clientes y la aparición y consolidación de nuevas tecnologías. En la medida en el que los ciclos de innovación se reducen y la emergencia tecnológica se acelera,  también forma parte de nuestra estrategia I+D la adquisición de nuevas compañías dirigidas a completar nuestra oferta de productos. Buscamos fabricantes de productos software que nos ofrezcan nuevas capacidades funcionales innovadoras y que sean integrables con el resto de elementos, dentro de nuestra visión de la plataforma tecnológica para la empresa digital. Por ejemplo, en los últimos dos años hemos adquirido cuatro empresas en el terreno de la inteligencia operacional en tiempo real, la gestión de megadatos y la movilidad.

 


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios