Es duro ser espermatozoide

La difícil relación entre la cacharrería tecnológica y el esperma masculino no es nueva: a finales de 2004 un estudio alertaba sobre los riesgos que conlleva para la fertilidad masculina el uso de los ordenadores portátiles. Estos aparatos, decía aquella investigación, alcanzan temperaturas internas de hasta 70º, lo cual puede generar en el usuario una hipertermia escrotal, o dicho más claro, un recalentamiento testicular, con desastrosas consecuencias para su capacidad reproductora. Por si no fuera poca amenaza, ahora resulta que también los móviles pueden aniquilar a los sufridos espermatozoides, según un estudio elaborado en la ciudad india de Mumbai.

Lo curioso de estos estudios es que sus conclusiones nunca están lo suficientemente contrastadas o probadas. ¿Por qué entonces se alarma a los usuarios in tener la total certeza de que esa relación perniciosa sea cierta?


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios