BAQUIA

¿Es el ebook una amenaza real para el libro?

En este camino que parece haber tomado la cultura de ir matando soportes, la música lo tiene bien claro: el CD, tal como lo conocemos, está en proceso de muerte, una muerte ejecutada por el formato digital. Todo ello concluye en las broncas y polémicas de propiedad intelectual que todos conocemos.

Sin embargo, con la literatura pasa algo distinto, ya que desde el principio se ha mantenido que, si bien la industria discográfica sufriría un gran revés e incluso podría desaparecer, este tipo de cosas no pasarán en la industria editorial/literaria, ya que los libros, aunque potencialmente caros, no tienen un equivalente digital atractivo y/o sencillos.

No obstante, parece haber varios indicadores de justo lo contrario. Estos días hemos sabido que el pasado 25 de diciembre, Amazon vendió por primera vez más lectores de libros digitales (ebooks) que libros físicos, en lo que parece una seria amenaza para el formato libro tal y como lo conocemos hoy en día. Sin embargo, estas cifras pueden resultar engañosas, y conviene analizarlas dentro de varios contextos interesantes. En primer lugar, conviene recordar que Amazon es una tienda online, con lo que us compradores no responden al perfil de comprador medio, sino a un perfil muy concreto que podría estar verdaderamente interesado en la compra de soportes digitales. Además, tampoco conviene olvidar que Amazon es precisamente el fabricante del Kindle, uno de los mejores ebooks del mercado, con lo que, siendo malos, podríamos desconfiar de los datos reales y pensar que Amazon lo que quiere, más que nada, es vendernos el Kindle al ofrecernos la noticia de que los ha vendido más que los libros físicos, pero sin ningún tipo de referencia ni datos concretos.

Lo cierto es que, pese al indudable ascenso de todos los lectores de libros digitales, parece que a los ebooks aún les queda un enorme camino hasta llegar siquiera a acercarse a los libros en formato físico. Y eso que éstos últimos no suelen ser precisamente baratos, pero sus alternativas aún no parecen ser lo suficientemente cómodas como para desbancar al libro físico de la posición tan privilegiada que tiene ahora mismo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios