BAQUIA

Es momento de creer y ser Robin Hood, príncipe de los emprendedores

En la coyuntura actual de pesimismo, datos malos en lo económico y desastrosos en lo social, hay un príncipe que destaca por su valentía a la hora de encarar estos malos momentos que nos empequeñecen y empobrecen. Nada menos que el príncipe de los emprendedores. Tú puedes ser como él, con optimismo y con afán de querer una vida mejor. No se trata de lanzar flechas, sino de empezar a caminar en la senda del destino marcado por tus propias decisiones.

Y es que todos tenemos algo de especial. Cada uno de nosotros dispone de una habilidad, de una característica y esencia que nos hace especial. Se trata de algo con lo que nacemos y en otros casos nos dotamos. Ese algo es llamado liderazgo en las escuelas de negocio. En los centros de estudio personal y psicológico es la personalidad y carácter. En cualquier caso, es algo innato al ser humano que hay que cultivar y trabajar. Nosotros lo llamamos la magia personal del emprendedor.

Es algo que no se puede comprar y hay que darle aplicación en forma de proyecto, de decisiones, en planes para vivir mejor y con felicidad. La continuidad y consistencia, unida a la perseverancia, hace que los proyectos salgan adelante.

Robin Hood lo tenía claro. Había que luchar por unos ideales. Y todos tenemos algo de sueños que nos transportan a un escenario donde podemos aplicar toda nuestra sabiduría y experiencia en algo que realmente motiva. ¿Cuáles son tus sueños? Normalmente suelen brotar los fines de semana y hay que dejarlos salir y manifestarse. Es a partir de esa vivencia donde uno se da cuenta que le puede faltar algo en el desarrollo personal y profesional.

Lucha y busca tu sueño. No te quedes parado esperando a no sé que. Nadie te ofrecerá nada, ya que a los emprendedores se los encuentra uno. Son personas llenas de optimismo, rebosan felicidad. En otros países se les admira y desea muchos éxitos. Aquí pasan desapercibidos en la sociedad y a veces con etiquetas equivocadas que dañan los valores que rodean a los emprendedores. Hay incluso políticos que no saben bien la diferencia entre emprendedores y empresarios. De hecho hay un debate abierto sobre si lo que necesitamos son emprendedores o empresarios. Nosotros apostamos por la educación emprendedora para crear grandes emprendedores y empresarios.

Tenemos que recuperar la estima por los emprendedores. Son ellos los que arriesgan, los que generan puestos de trabajo, los que se la juegan con sus decisiones y los que pueden actuar como revulsivo en medio de tanta desgana y autocomplacencia.

Hazte emprendedor y únete al ejército de Robin Hood. Te necesitamos para que podamos cambiar las reglas de juego de un mercado laboral estancado y de una sociedad contaminada por unos medios de comunicación que hacen de la alerta y el alarmismo su modus vivendi de la comunicación para con la sociedad.

En esta época de desánimo generalizado, uno se tiene que armar y pensar que hay muchas cosas que valen la pena. Y lo primero es vivir. Y si encima se puede vivir como emprendedor, mejor que mejor. Y es lo que hay que pretender. Vestirse con una vestimenta acorazada que te proteja de los vaivenes de la economía, de los alarmistas mensajes de los medios , y sobre todo, de la ineptitud de nuestros políticos. Hoy, ser emprendedor es posiblemente la mejor forma de vivir la vida intensamente y con felicidad. Life is beautiful!

Y no nos cansaremos de predicar que la acción de emprender es posiblemente de las pocas alternativas (por no decir la única) que tienen los jóvenes y aquellos que han perdido el trabajo. Nuestra previsión de que el buen empleo no llegará hasta el 2014 hace que tengamos que buscar las armas que nos quedan en nuestro baúl de valores personales y habilidades únicas de cada uno. ¿Y qué nos queda?

Por suerte el dinero, el capitalismo extremo de la banca y la globalización económica que nos han implementado los políticos no se puede llevar por delante la fuerza personal, aquella que emana de las convicciones personales de que otra forma de proceder es posible. Y esta es la de ser EMPRENDEDOR.

Cuando uno emprende, lo que está haciendo es dejarse llevar por una opinión propia, de un conocimiento de las cosas y de una manera de querer actuar y decidir. Emprender es crecer, es madurar, es adquirir responsabilidades. Y es disfrutar de todo ello.

Lo contrario a emprender es no hacer nada, es como dicen algunos pastorear (responsabilidad de dejarse de todo por parte de la oveja en manos del pastor). Y eso es muy triste, porque los destinos de la persona son dirigidos por otros que no quieren más que seguir con el estatus de poder y acumular todo para ellos.

Yo estoy convencido de que todos vosotros tenéis algo mágico, algo que os hace únicos, y que podéis plantearos retos en la vida profesional. Quizás y posiblemente hayáis tenido mala suerte y habéis estado en profesiones y empresas que no han apostado por vosotros y no os han dejado demostrar todo vuestro potencial. Es hora de que cambiéis y seáis protagonistas de vuestra propia historia, de vuestro propio guión de vuestra vida.

No te lo pienses más porque te darás una sorpresa mayúscula a ti mismo. Verás como una energía que tienes acumulada dentro de ti es capaz de transportarte a un entorno más optimista, donde podrás conseguir lo que te propongas y realizar aquellas actividades que siempre has soñado y que te permiten evolucionar y desarrollarte como personal.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios