BAQUIA

¿Es usted poco sociable? No le eche la culpa a Internet…

Si alguien piensa que pasar mucho tiempo conectado a Internet a través del móvil o el PC provoca aislamiento, sepa que está equivocado, según el último estudio elaborado por Pew Internet, que trata de analizar la incidencia de las nuevas tecnologías en las relaciones sociales.

El origen de esta investigación parte de otro estudio de hace tres años, que afirmaba que los núcleos de discusión (el grupo de personas con quien se tratan asuntos importantes) han disminuido en los últimos 20 años, en parte debido a la influencia de Internet y las relaciones cibernéticas.

Ahora, la principal conclusión de Pew Internet es que los internautas no están aislados, o por lo menos no más de lo que lo estaba el ciudadano medio en el año 1985, contrariamente a la creencia de que la soledad se ha triplicado desde entonces. Según Pew, apenas el 6% de los norteamericanos no tiene a nadie con quien hablar de asuntos importantes en sus vidas, porcentaje similar al de 1985.

Pero cuidado, porque las nuevas tecnologías no tienen nada que ver con los ermitaños sociales. Es más, los usuarios de Internet, la mensajería instantánea, los móviles, las redes sociales y otros servicios 2.0 (como blogs o el intercambio de fotografías) suelen participar en redes mayores y más diversas de confidentes que aquellos que no utilizan estas herramientas.

Además, el estudio afirma que el contacto personal con los familiares y amigos más cercanos todavía es más frecuente que las relaciones virtuales. A lo largo de un año se mantiene contacto cara a cara con esos grupos una media de 210 días, lo cual todavía supera cualquier forma de relación virtual.

Por ejemplo, el contacto a través de los móviles tiene lugar 195 días al año; 125 días a través de teléfono fijo y mensajes SMS; el contacto a través del e-mail se produce 72 días al año, 55 días a través de mensajería instantánea y 39 días a través de redes sociales. Los más retros aún contactan vía correo postal 8 días al año.

Por último, el estudio recuerda que el acceso a Internet no aísla físicamente a sus usuarios, sino todo lo contrario: les empuja cada vez más a espacios públicos, como librerías, parques, cafés o tiendas.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios