BAQUIA

Esas horas (miles) que perdemos en los cajeros automáticos

Para los clientes de entidades financieras, es decir, para todos, la optimización del tiempo es un valor fundamental. Por ello, a la hora de realizar cualquier operación bancaria nos decantamos en mayor medida por los cajeros automáticos.

Un informe de la consultora King-eClient revela que los ciudadanos españoles acudimos una media de 83 veces al año al cajero automático, frente a las 35 ocasiones en las que vamos a la oficina para realizar la misma operación financiera.

Además de los cajeros, cada vez más está despuntando la banca on-line para realizar operaciones tan cotidianas como consultas de saldo, pago de recibos, transferencias y recarga de teléfonos móviles.

Esta tendencia beneficia a ambas partes; a las entidades financieras porque migran sus canales físicos, como la oficina, a otros medios automatizados, lo que supone un ahorro en costes considerable. Y al ciudadano porque puede realizar la misma operación en menos tiempo.

King-eClient ha realizado un estudio comparativo para conocer cómo gestionan las entidades financieras los cajeros automáticos, y una de las conclusiones obtenidas es que un cliente puede ahorrarse hasta un 30% más de tiempo en cada operación, dependiendo de la entidad.

Según Javier Aguilar, socio-director de la consultora, las principales causas de esta diferencia radican en la conceptualización y diseño de la operativa: “Si los bancos optimizan los procesos, haciéndolos más eficientes y con diseños más lógicos e intuitivos, pueden lograr cambiar drásticamente el rendimiento de sus canales”.

Y es que las entidades que no tengan optimizados sus operativas en los cajeros automáticos pueden hacer perder al ciudadano alrededor de media hora anual. Este dato, tratado unitariamente, no asusta, pero si tomamos como referencia a la tercera caja de ahorros de Cataluña -más de un millón de clientes-, las cifras cambian.

Si estimamos que el 75% de los clientes de esta caja utilizan el cajero automático, estamos hablando de casi… ¡medio millón de horas de espera!

Pero estas cifras son todavía más interesantes si hablamos de una entidad bancaria española con presencia mundial y con 35 millones de clientes. Estimando el mismo porcentaje de usuarios que utilizan el cajero automático, el volumen de horas de espera se dispara hasta los 13 millones anuales.

Si con este último dato realizamos un pequeño estudio macroeconómico y le ponemos precio a la hora (estimando el precio/hora del salario mínimo interprofesional), resulta que una buena gestión del canal podría devenir en un ahorro de 49 millones de euros para el ciudadano.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios