Esclavos del e-mail

Es curioso lo rápido que nos habituamos a algunos vicios. Hace diez años, prácticamente nadie utilizaba el correo electrónico en España. Hoy, somos un país de adictos. Los más compulsivos son capaces de saltar de la cama y comprobar los mensajes nuevos antes incluso de quitarse las legañas. A otros su dependencia les lleva a alargar su jornada laboral, pues de otra forma no tendrían tiempo de atender los 450 mensajes recibidos y 350 enviados que llegan a gestionar al día. \”En los últimos años, el correo electrónico ha pasado de ser un medio de comunicación más a convertirse en una herramienta empresarial esencial, pero este apego a la tecnología entre los trabajadores está llegando a ser preocupante\”, dice Gonzalo Landaluce, director general de Symantec España, responsable del estudio. Como cualquier otra adicción. Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios