BAQUIA

España y sus peculiaridades

Nuestro país está lleno de negocios para los que no se requiere capacidad innovativa; de negocios clásicos y típicos, de toda la vida.

– ¿Como los bares?

– Correcto.

– ¿Me pone una de gambas y una caña?

– Claro, ¿por qué no?

Pero si hay algo que prolifera en los últimos tiempos por las calles de nuestras ciudades son sin duda las inmobiliarias y las constructoras. España es el país del ladrillo, aquel en el que una de cada tres personas trabaja en la construcción.

Sin embargo, las inversiones en negocios tecnológicos casi brillan por su ausencia, entre la falta de ayudas públicas a los emprendedores y esta nuestra tradicional mentalidad ibérica tan tendente al trabajito seguro, al sueldo fijo.

– ¿Manuel ya se sacó las oposiciones de Técnico de Gestión de la Comunidad?

– Sí, está muy contento, dice que se va a comprar un piso con piscina por Torrejón.

Pero lo valiente, sí, es invertir tiempo y esfuerzo en apuestas tecnológicas. Y lo que mejor nos iría de cara al futuro… Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios