BAQUIA

¿Estamos preparados para la nube?

Hace unos años que el concepto de la “nube” flota sobre todos los factores comunicativos e informáticos en torno a la Red. Cuando hablamos de la “nube” nos referimos a un sistema mediante el cual los grandes discos duros dejarán quizás de ser útiles, ya que todos nuestros datos estarán alojados en servidores de internet. Esto no sólo afectaría a nuestros discos duros, sino incluso también a nuestros procesadores, ya que el software también estaría operativo desde la nube, no desde nuestros ordenadores.

Uno de los mayores defensores y emperadores de la nube es Google, la mayoría de cuyos servicios giran en torno a internet y la nube. Con el Google Chrome OS de fondo, Google apuesta por una inmersión total y absoluta de los usuarios en la nube, confiando todo su potencial a este tipo de servicios virtuales.

Sin embargo, no todo son datos positivos. Y es que 2009 ha sido un año repleto de fallos y errores para Google. Seguro que todos los usuarios recordamos la decena de veces que Gmail ha fallado durante unas horas a lo largo de este año, o el gran fallo del buscador a principios de año, o los problemas de seguridad de Google Docs. Todo este tipo de controversias y fallos hacen desconfiar a los usuarios. No obstante, también es cierto que Google ha sabido defenderse, y ha argumentado que su número de fallos es nimio en comparación con los fallos de los sistemas internos que actualmente utilizan muchas empresas, con lo que la nube parece presentarse como una alternativa a corto/medio plazo para las empresas y a más largo plazo para los usuarios, que se sumergirían dentro de un ambiente experimental.

Como telón de fondo están siempre los debates sobre privacidad. Y es que han sido muchos los expertos –entre ellos nada menos que Richard Stallman- los que critican la nube y la ven como una irremediable pérdida de privacidad por parte de los usuarios, que entregarían la totalidad de sus documentos y aplicaciones a un servidor o directamente a su propia empresa.

Jolicloud, ya en marcha
Desde hace unos meses ya existe uno de los ejemplos de sistemas operativos que trabajan desde la nube. Hablamos de Jolicloud, una plataforma que está sirviendo de gran ayuda sobre todo a ultraportátiles, para los que es una gran ventaja no arrancar desde sus propios procesadores programas que necesitan demasiados recursos para funcionar.

¿Entrega al 100%?
En cualquier caso, el debate sobre la nube no se plantea en función de si nos adherimos a ella o no, ya que la gran mayoría de los usuarios ya usa plataformas de la nube, sin ir más lejos, con las herramientas de intercambio de archivos mediante P2P. El debate estará, en todo caso, en si confiamos y nos entregamos al 100% a este tipo de tecnología.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios