BAQUIA

Están locos, estos orientales…

Ya comentamos aquí hace poco algo sobre el modo de vida de los japoneses, un país que parece haber sacrificado la felicidad de sus habitantes en aras del progreso económico. No muy distinta es la situación en su vecina Corea del Sur, donde cada vez más personas tratan de olvidare de sus problemas refugiándose en un universo alejado de la realidad: el de los videojuegos. En Corea del Sur los videojuegos son una actividad profesional (los ganadores de los principales torneos se llevan fama y fortuna), aunque para millones de personas, especialmente adolescentes y jóvenes, no son más que una forma de evadirse de sus problemas y preocupaciones.
La adicción a los juegos alcanza tal magnitud que ha sido reconocida por las autoridades sanitarias como una enfermedad, y cada vez aparecen más centros de desintoxicación. No parece casual que los juegos más populares sean los de rol: aquellos en los que el protagonista adopta una personalidad imaginaria y se sumerge en un mundo virtual donde interactúa con otros miles de jugadores.
Moraleja: si no eres feliz con tu vida, créate otra… Aunque sea dentro de un ordenador. Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios